Publicidad

Fachada de la Iglesia Matriz se cae a pedazos

Párroco y feligreses demuestran su preocupación en torno al caso

El primer edificio público de la ciudad construido en noviembre de 1620, el cual serviría de escenario para bautizar a grandes figuras de la historia venezolana, entre ellos a Juan Vicente Bolívar y Ponte, padre de nuestro Libertador, de igual forma fue el escenario perfecto para que José Félix Ribas rindiera una oración a la Virgen Vencedora ante el acoso de las tropas de Boves, tales hechos parecen no importar y con el paso de los días la decadencia se deja ver con mayor facilidad en la fachada de la Iglesia Matriz de Nuestra Señora de Guadalupe.

El Monumento Histórico Nacional  expone un frente imponente pero tristemente deteriorado, con maleza entre pequeñas ranuras, pintura carcomida, rejillas inexistentes en el campanario y pare usted de contar, son solo los aspectos más resaltantes que cualquier ciudadano puede expresar al momento de circular por el lugar.

José Antonio Díaz, visita constantemente la Plaza Ribas y por consecuencia suele observar la iglesia, con preocupación expresa “la fachada de la iglesia está bastante deteriorada, no es un problema únicamente de pintura, hay que trabajar mucho en ella”, haciendo énfasis que se trata de un estructura que para los victorianos representa la esencia de nuestra localidad.

En el mismo orden de ideas, Omaira Palma, a pesar de que es proveniente de la parroquia Guacamaya y acude a otro centro religioso comento que una fachada puede ser reparada de la mejor manera y la iglesia puede quedar como una tacita de plata pero por dentro puede tener otras fallas, haciendo referencia a techos, grietas y sistema de alumbrado, agregando que para concretar las reparaciones hace falta un equipo arduamente preparado justo como el que se tuvo el pasado año en la remodelación de la parroquia Nuestra Señora del Buen Consejo, proyecto impulsado por el gobernador Tareck El Aissami.

El padre Francisco Ínsua, párroco de la iglesia accedió a una pequeña entrevista donde hizo de conocimiento público que para cualquier remodelación que se desee realizar a algún Patrimonio Nacional debe ser notificado al Instituto de Patrimonio Cultural y todo bajo la supervisión del ente rector, por tal razón el Párroco no ha podido accionar en la remodelación de la iglesia, aunado a ello, el factor económico juega también un rol fundamental, “quisiéramos contar con los recursos necesarios pero es casi imposible, mantenemos el interior en buenas condiciones gracias a aportes realizados por los feligreses”, comentó el Padre.

Representantes del Viceministerio de Turismo se apersonaron la semana pasada en la ciudad, y el padre Francisco tuvo la oportunidad de conversar con ellos exponiéndoles su preocupación en torno al estado de la iglesia, “pido a Dios que tales diálogos generen sus frutos y podamos remodelar nuestro templo”, comentó.

Loading...


Acerca del Autor

Ángel Medina

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad