Publicidad

FBI investiga a firmas mexicanas y europeas sobre comercio de petróleo venezolano

El FBI está investigando a varias compañías mexicanas y europeas presuntamente involucradas en el comercio de petróleo venezolano mientras reúne información para una pesquisa del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre posibles sanciones, según cuatro personas familiarizadas con el asunto.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, dijeron a periodistas a fines de abril que el Departamento de Estado y el del Tesoro estaban investigando si varias empresas estaban violando las sanciones impuestas a la petrolera estatal venezolana PDVSA a partir de enero de 2019.

Las sanciones son parte de una campaña de Washington para extinguir las fuentes de ingresos del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Funcionarios estadounidenses dicen en privado que el poco impacto que las medidas han tenido sobre el mandatario venezolano constituye una fuente de frustración para el presidente Donald Trump, cuya administración ha endurecido la implementación de sanciones en los últimos meses.

Tres de las personas que proporcionaron información al FBI, que pidieron el anonimato para discutir el asunto, dijeron que la agencia estaba investigando a tres empresas mexicanas: Libre Abordo, Schlager Business Group y Grupo Jomadi Logistics & Cargo.

Reuters no encontró registro alguno de compras de petróleo venezolano por parte de esas compañías antes de las sanciones.

Las tres personas también dijeron que el FBI estaba recopilando información sobre dos compañías especializadas en comercio de petróleo con sede en Europa que tienen un historial de operaciones con petróleo venezolano o ventas de combustible a PDVSA: Elemento Ltd y Swissoil Trading SA.

Una de las fuentes familiarizadas con el tema en Washington dijo que cualquier acción contra las empresas mexicanas y europeas podría posponerse o cancelarse si las compañías hubieran detenido el comercio con Venezuela. Las otras tres fuentes dijeron que la investigación por parte de los departamentos de Estado y Tesoro podría conducir a la acción en las próximas semanas si se determinara que hubo violación de sanciones.

Un portavoz del estadounidense Departamento de Justicia que maneja las consultas de los medios para el FBI, declinó hacer comentarios, al igual que un portavoz del Departamento de Estado. El Departamento del Tesoro no respondió a una solicitud de comentarios.

Correos electrónicos y llamadas solicitando comentarios a Swissoil no fueron respondidos. Mensajes enviados a una dirección de correo electrónico indicada en la página web de Jomadi fue devuelto.

La firma de abogados Holman, Fenwick & Willan (HFW), en representación de Elemento, dijo en una carta a Reuters luego de que este artículo fuera publicado el 13 de mayo que su cliente “no tiene conocimiento de ninguna investigación” a la empresa o sus negocios por parte del FBI, la Oficina de Control de Activos Foráneos (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos o cualquier otra entidad.

“Nuestro cliente actualmente no comercia petróleo de origen venezolano ni vende combustibles a PDVSA,” dijo. Y añadió que la compañía no tiene intención de hacerlo en el futuro.

“Nuestro cliente hace todo lo posible para asegurarse de que sus actividades de negocios cumplen con las reglas, regulaciones y sanciones aplicables, incluyendo la obtención de asesoría legal”, dijo.

Elemento y sus abogados no respondieron a solicitudes de comentarios enviados por Reuters antes de la publicación de este artículo el 13 de mayo.

En una demanda introducida en enero de 2020 ante una corte británica, Tansy Shiptrade Inc alegó que Elemento había utilizado su nombre sin autorización para cargar alrededor de dos millones de barriles de crudo venezolano en diciembre de 2019, según un dictamen de la corte que negó a Elemento una solicitud para vender el petróleo.

Elemento admitió en la corte haber usado el nombre de Tansy para recibir el cargamento, pero dijo que lo había hecho con permiso de la empresa y agregó que Swissoil había actuado como su agente en la operación, según la demanda.

Según el dictamen del juez, el jefe de finanzas de Elemento, Richard Rothenberg, dijo en una declaración jurada que entre 2016 y 2019 la empresa realizó transacciones comerciales relacionadas con Venezuela como parte de un acuerdo con la firma basada en Estados Unidos Castleton Commodities International (CCI).

Mientras CCI cesó su participación en las transacciones debido a las sanciones impuestas a Venezuela a principios de 2019, Elemento realizó 13 operaciones más por su lado después de esa fecha, dijo Rothenberg, según la demanda. El ejecutivo no detalló las fechas de las transacciones.

Reuters no pudo contactar a Rothenberg de inmediato para obtener comentarios. CCI dijo que Elemento fue su contraparte en transacciones petroleras hasta principios de 2019, pero la firma estadounidense agregó que cesó su participación comercial antes de la imposición de sanciones a PDVSA en enero de 2019.

Reuters no pudo confirmar operaciones subsecuentes relacionadas con comercio de petróleo venezolano por parte de Elemento o Swissoil tras el cargamento en disputa, a bordo del tanquero Respect, con bandera de Liberia.

Tansy no respondió a solicitudes de comentarios.

PETRÓLEO POR ALIMENTOS

Libre Abordo y su afiliada Schlager dijeron en un comunicado a Reuters, citando a expertos legales que contrataron, que los dos convenios que firmaron en 2019 con la estatal Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex) para intercambiar alimentos y camiones cisterna para agua por crudo venezolano, conocidos como acuerdos de petróleo por alimentos, estaban permitidos bajo las sanciones siempre que no hubiera pagos en efectivo al gobierno de Maduro.

Las firmas declinaron identificar a los expertos, pero entregaron a Reuters un sumario de su interpretación de las sanciones.

El documento sin fecha, que dijeron envían con frecuencia a propietarios de tanqueros y otras firmas con las que trabajan, dice que los acuerdos no contravienen las sanciones porque Corpovex no ha sido específicamente incluida en la lista de personas o entidades sancionadas del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, como sí ocurrió con PDVSA, y la provisión de bienes humanitarios esenciales está exenta de sanciones.

“Ni Libre Abordo ni las compañías navieras contratadas para realizar los movimientos del hidrocarburo de PDVSA son sujeto de sanción, primaria o secundaria, por parte del Gobierno de Estados Unidos”, dijeron un comunicado reciente.

PDVSA, Corpovex y el Ministerio de Comercio Nacional no respondieron a solicitudes de comentarios.

VENEZUELA DEPENDIENTE DE INTERCAMBIOS

Las dos compañías mexicanas se han convertido en los intermediarios más grandes para el petróleo venezolano en los últimos meses, según documentos internos de exportación de PDVSA, revisados ​​por Reuters.

Venezuela, miembro de la OPEP, depende cada vez más de complicados acuerdos que involucran el intercambio de su petróleo y oro por importaciones esenciales, principalmente debido a que las sanciones de Washington prohíben que el gobierno de Maduro use el sistema financiero estadounidense.

Los documentos de exportación de PDVSA muestran que Libre Abordo y Schlager han incrementado rápidamente el comercio de petróleo venezolano desde que recibieron un primer cargamento en diciembre, después de una segunda ola de sanciones de Estados Unidos en agosto de 2019, que prohibió a las petroleras no estadounidenses hacer negocios con PDVSA.

Estas sanciones secundarias decretaron el bloqueo de las propiedades en Estados Unidos de cualquier persona en el mundo que “asista materialmente” al gobierno de Venezuela, incluida PDVSA y otras entidades del gobierno, aunque no sancionaron específicamente a Corpovex.

Si bien las medidas exceptuaron de sanciones el envío de alimentos, ropa y medicamentos al país sudamericano, ninguna de las órdenes ejecutivas relacionadas con Venezuela emitidas por Trump específicamente ha permitido los acuerdos de petróleo por alimentos.

El hecho de que esa ambigüedad haya podido crear un vacío en el régimen de sanciones es sujeto de desacuerdo entre expertos.

Richard Nephew, investigador del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia y exfuncionario del Departamento de Estado, dijo que si bien la provisión de alimentos está autorizada bajo sanciones, no hay una dispensa especial que permita pagos con petróleo, y la participación de PDVSA en las operaciones aún podría impulsar al Tesoro a tomar medidas.

Sin embargo, Peter Harrell, experto en sanciones del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS), dijo que en los intercambios de petróleo por alimentos, las compañías que finalmente suministran los alimentos podrían quedar protegidas contra sanciones, siempre que no tuvieran ningún papel en recibir físicamente, transportar o vender el petróleo.

Harrell agregó que algunos responsables de políticas públicas en los Estados Unidos podrían estar reacios a imponer sanciones a firmas involucradas en un acuerdo para suministrar bienes básicos a una nación que sufre una crisis humanitaria.

“Los encargados de la formulación de políticas estarán preocupados de que sancionar un intercambio de petróleo por alimentos jugaría a favor de (…) la narrativa de que las sanciones de Estados Unidos están causando desafíos humanitarios en Venezuela”, dijo Harrell.

DECISIONES SOBRE SANCIONES

La tercera empresa mexicana, Grupo Jomadi, sostuvo conversaciones con PDVSA para intercambiar cinco millones de barriles de crudo venezolano por importaciones de gasolina, según un contrato sin firma fechado en marzo, visto por Reuters.

Las refinerías de Venezuela han estado afectadas por interrupciones y fallas durante largo tiempo y el país ha sufrido agudos episodios de escasez de combustibles desde que las sanciones fueron impuestas.

Dos de las fuentes dijeron a Reuters que Jomadi pudo haber alcanzado un acuerdo con PDVSA debido a que un cargamento de crudo que partió de Venezuela en abril parece formar parte del intercambio, según información preliminar recabada por las autoridades estadounidenses. Ni Jomadi ni PDVSA respondieron a solicitudes de comentario.

Reuters no pudo verificar independientemente si el intercambio entró en efecto.

Si bien el enfoque principal del FBI está en la inteligencia y seguridad doméstica, sus agentes además hacen investigaciones para contribuir con la toma de decisiones sobre sanciones por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro, que a menudo también solicita aportes de los departamentos de Estado y Comercio, las embajadas de Estados Unidos y la comunidad de inteligencia.

Los acuerdos de petróleo por alimentos de Libre Abordo y Schlager con Venezuela las comprometen a entregar 1,000 camiones cisternas para agua y 210,000 toneladas de maíz al país, dijeron las compañías.

Si bien los camiones fueron entregados parcialmente, las empresas dijeron que hasta ahora no habían suministrado ningún tipo de alimentos, ya que los bajos precios del petróleo habían afectado el cronograma original de entregas.

A cambio, hasta ahora han recibido más de 26 millones de barriles de petróleo venezolano para reventa, según los documentos de exportación de PDVSA.

En solo cuatro meses, Libre Abordo y Schlager aumentaron su recepción de petróleo de PDVSA de menos del 3% al 39% de las exportaciones totales de la compañía venezolana, que promediaron unos 850,000 barriles por día en abril.

Los acuerdos han arrojado un salvavidas a Maduro, cuya administración está luchando para pagar por importaciones de todo tipo de bienes, desde alimentos hasta medicinas y equipos industriales.

Fuente: Reuterss

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad