Publicidad

Haitianos enseñan a venezolanos como llegar a EE.UU. y no morir en el intento

Unos y otros colapsan el campamento donde aguardan para cruzar de Colombia a Panamá y de allí atravesar Centroamérica para coronar la frontera sur norteamericana

Decenas de venezolanos siguen varados en el puerto colombiano de Necoclí a la espera de que cesen las lluvias para seguir andando hasta cruzar a Panamá y de ahí seguir rumbo a Centroamérica, el paso obligatorio que los pondrá en México antes de ingresar por la frontera sur a Estados Unidos.

Los haitianos, con mucho más experiencia en estas lides, llevan comida a los venezolanos a los que proveen de ropa y zapatos y les sirven de baquianos en una aventura que costará la vida de algunos.

Las únicas dos navieras que atraviesan el golfo de 60 kilómetros que los separa de la frontera panameña se niegan a vender tiquetes a los venezolanos, que huyen de su país.

Según los policías que custodian el puerto, la restricción obedece a la negativa del gobierno panameño a recibir venezolanos. El país centroamericano no ha emitido ninguna orden oficial al respecto.

Los venezolanos pasan sus días en el precario campamento levantado en la playa de este pueblo caluroso y con escasez de agua potable. Esperan a que se levante el supuesto veto o por un cupo en las embarcaciones clandestinas que cobran unos 200 dólares por hacer el trayecto que legalmente costaría 40.

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad