Publicidad

En las colas las personas no guardan la distancia debida y algunos no portan tapa boca

Las colas volvieron al comercio victoriano

Las personas no respetan la distancia necesaria en tiempo de cuarentena

 

Las colas de clientes a las puertas de los establecimientos de expendio de alimentos son aparentemente un fenómeno cíclico y su origen tiene diversa motivación.

Hace algún tiempo, unos cuatro o cinco años aproximadamente, en La Victoria, al igual que en todo el país, las filas de personas al frente de los grandes supermercados resultaban realmente descomunales ya que era muy difícil obtener los productos de la cesta básica: la escasez era el mayor problema.

Poco después vino la falta de efectivo y el hecho de que no todos los comercios contaban con los llamados “puntos de venta”. Esto llevó a otro caso y era que muchos inescrupulosos hicieran recargos hasta del 50 por ciento por recibir los pagos en tarjetas de débito, por lo que las personas hacían largas colas para poder comprar sin incrementos exagerados.

A medida que el problema de la escasez de productos se fue solventando y la falta de bolívares en efectivo se fue resolviendo con la comercialización en dólares, las colas disminuyeron por un tiempo, para volver por sus fueros en los últimos días, pero esta vez formadas por los “cazadores de ofertas”, es decir las personas que buscan mejores precios para sus compras.

En La Victoria, es en la calle Rivas Dávila y en sus transversales del centro, donde se observan las mayores colas.

 

En busca de lo más económico 

“Hay que venirse temprano -dijo una de las personas que hacían fila en un comercio- pero vale la pena, uno o dos dólares que tú te ahorras al final es bastante”.

Bárbara Díaz, residente de la parroquia Zuata que diariamente viene a La Victoria a comprar sus alimentos, desde su puesto en la cola señaló:

“Estoy aquí porque es donde me reciben mis dólares a mejor precio, incluso por encima del valor de la página por eso puedo comprar un poquito más”.

Aroldo Ortega, moto taxista opinó:

“No estoy en contra de estas colas, sobre todo porque ahora se mueven rápido, nadie pasa más de una hora en cola, el problema está en que esto significa una aglomeración de gente que no respeta la distancia que debe haber entre las personas en estos tiempos de cuarentena, y hay algunos que ni siquiera cargan tapa boca o lo utilizan en forma inadecuada. Por eso hacer cola hoy en día es correr un grave riesgo de contagiarse del Coronavirus”

 

 

 

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad