Publicidad

Los coyotes le sacan los ojos a migrantes venezolanos

La desesperación de muchos venezolanos por abandonar el territorio nacional en busca de una mejor calidad de vida, hacen que muchos de ellos guíados por la angustia, recurren a los «coyotes», para pasar la frontera y en muchos casos les cobran precios extremadamente altos, pero, lo ven como la única opción que tienen de escapar de la grave crisis que tiene el país.

 

Los indocumentados migrantes venezolanos que pasan por trochas son víctimas de las mafias de coyotes compuestas hasta por connacionales.

 

Testimonios recogidos por medios colombianos muestran  como los pobres son estafados por las bandas integradas hasta por guardias nacionales.

 

Rossi Guevara fue víctima de un coyote. “Mis hijos y yo entramos (a Colombia) por la trocha”. Fue bastante fuerte. Nos cobraron 60 mil pesos para poder entrar y el coyote me quitó a mi hijo porque me lo confundió con un colombiano. Tuve que mostrarle los papeles para que me lo pudieran entregar”.

 

A José Daniel Ochoa unos policías lo robaron saliendo de San Carlos (Cojedes). Le dieron cola al llegar a San Cristóbal y luego a San Antonio del Táchira. Allí pagó para pasar por  una trocha.

 

Pagamos 100 mil pesos, una máquina de afeitar y un secador de pelo y nos pasaron de una vez”, afirma.

 

Al grupo con el que andaba, le pasó lo inesperado: lo robaron venezolanos.

 

“Nos juntamos con otros que conocimos en Cúcuta y se nos llevaron 120 mil pesos”, que llevaban en un tarro. Los sujetos les mintieron, diciendo que los llevarían al bus, pero se perdieron con unas chupetas y el dinero.

 

Coyotes uniformado

En las trochas los coyotes no tienen tarifas. A veces cobran 20 mil pesos, pero les quitan elementos valiosísimos para la travesía, como zapatos deportivos y ropa. A las mujeres los traficantes de cabello las trasquilan por menos de 20 mil pesos.

 

En los buses ya hay dos tarifas diferenciales. Con papeles, 120 mil (pesos) a Bogotá y sin papeles, 180 mil (pesos). Todo ello incluye el riesgo de quedar tirados en cualquier orilla del camino.

 

Los migrantes aseguran que esos mismos coyotes también controlan el contrabando de gasolina y drogas.  Además permiten el paso de contrabando y billetes en complicidad con los guardias que miran para otro lado.

 

Fuente: El Comercio de Perú

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad