Publicidad

Los efectos negativos de la cuarentena en los más pequeños de la casa y cómo ayudarlos

Luego del establecimiento de un confinamiento por distintas autoridades a nivel mundial, inicia la búsqueda no solo de alimentos y otros productos que nos sustenten durante el encierro, sino también, de actividades que nos saquen del aburrimiento a adultos y sobre todo a los más pequeños.

El cierre de escuelas, no poder jugar en la calle, no poder ir a un parque, no ver a sus amigos ni relacionarse con la familia, son circunstancias no comunes para los niños. Es una situación que va más allá de un virus. Hoy los padres son los maestros y tutores de sus hijos. Distintas plataformas han implementado cursos vía online para reforzar el conocimiento, actividades didácticas y a la vez recreativas como manualidades, juegos de mesa, lecturas y hasta experimentos científicos básicos son las herramientas utilizadas por representantes para salir de la rutina y generar distracción en la población mas vulnerable en estos tiempos: los niños.

En Venezuela han pasado 33 días de cuarentena y, en este punto, están agotados los recursos didácticos y recreativos, las actividades escolares, juegos de mesa y los aparatos electrónicos ya no son suficientes para generar distracción. Algunos padres se preguntan ¿Qué efectos producirá el confinamiento en los niños? ¿Qué haré cuando las estrategias de distracción se agoten o ya le resulten aburridas? ¿Afecta psicológicamente esta situación a los más pequeños?

Según, Patricia Mora, psicólogo clínico, desde su experiencia no solo como trabajadora en el área de salud, sino también como madre de dos niños, “el efecto que produce esta situación en los adultos va a repercutir directamente en los menores, sin embargo, también va a depender de cada situación particular y familiar”. El largo encierro provocado por el estado de alarma provoca en niños menores de 10 años, irritabilidad, molestia, frustración, cambio de humor y más conflictos si tienen hermanos, sin embargo, manejar esta situación depende de los representantes.

Reidaly Fuenmayor, es una ama de casa a quien le ha tocado generar una rutina para evitar que la situación tome control del día a día de su hijo, Juan Diego Bojola, un niño de 10 años a quien desde que era más pequeño le ha afectado la falta de estructura o rutina. Según su representante, “al principio de la cuarentena estuvo aburrido y triste por no poder compartir con sus amigos”, sin embargo, agrega “al cabo de dos semanas, ya Juan Diego se había acostumbrado o adaptado a la idea de no poder salir, ni invitar a ningún amigo a la casa”. Las actividades del niño se comparten entre tareas, tocar violín y hacer un poco de karate, además de actividades junto a sus padres. Reidaly asegura que la actividad favorita de su hijo es jugar Play Station con sus amigos en línea, cuando el internet se lo permite, pero la situación también tiene sus debilidades, quedarse despierto hasta tarde y despertar al siguiente día más tarde de lo normal, es una de ellas.

Rutinas básicas, como ir a la escuela, producen un desorden en el horario y esto permite salir de la rutina a la que se estaba acostumbrado antes de enfrentarnos a la cuarentena. Patricia Mora asegura: “Dependiendo del entorno y el ambiente emocional alrededor del niño, se desarrollan los efectos psicológicos que produce estar encerrado todo el día”. recomienda que los menores tengan tiempo de ocio, diversión, recreación puesto que normalmente se encuentran en actividades continuas, la escuela es ejemplo de ello.

La psicólogo afirma que el confinamiento es un momento perfecto para que los padres identifiquen mas actitudes y reacciones en sus hijos. Por último asegura: “un niño normal es alegre, inquieto, no para en todo el día, porque así son los niños, tienen energía, gritan, saltan, brincan, se mueven, de pronto nosotros los padres queremos mas tranquilidad pero debemos asumir que tenemos niños y es normal que sean así, por lo contrario, si notamos que el niños esta irritable, bravo, angustiado, debemos hacer un chequeo y determinar que estamos transmitiendo y ofreciéndoles. Debemos ser mas flexibles en momentos como estos, sin salir de la disciplina”.

De acuerdo con la psicólogo los niños pueden llegar a un estado de ansiedad, para establecer una rutina efectiva puedes implementar alguna de estas actividades.

Actividades físicas: bailar, cantar y hasta darle un giro divertido a las actividades de limpieza en casa, esto es importante para mantenerlos saludables y a su vez quemen energías.

Noche de películas: compartir en familia genera que los mas pequeños se sientan cómodos y felices.

Juegos: Memoria es uno de los favoritos, si no hay uno al alcance, puedes elaborar uno casero dibujando sobre pequeñas cartulinas. Hacer collage es una actividad divertida y que abarca tiempo, toma pegamento, tijeras con supervisión de un adulto, cintas, revistas y otro material reciclable para hacer todo tipo de collages.

Fuente: NAD

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad