Publicidad

Manuel Castelaín…el “encantador de serpientes”

Manuel Castelaín: Un “encantador” de serpientes que vive en La Victoria

La Victoria.- Desde los tiempos bíblicos se ha hablado de la enemistad que existe entre los seres humanos y las serpientes, animales que, por lo general, producen temor o pánico, animadversión e incluso odio en la mayoría de las personas. No obstante existen algunos que de una u otra forma han hecho de estos reptiles parte de su vida.
Es el caso de Manuel Castelaín, técnico electricista de profesión a quien las circunstancias lo han llevado a ser toda una autoridad en materia de herpetología, ciencia que estudia a reptiles y anfibios.

Su historia

Aunque nació en Vigo, España, a comienzo de la década de los 50,s del pasado Siglo XX, Manuel Castelaín llegó a Venezuela, a la edad de 9 años cuando comienza su formación hasta graduarse en la Escuela Técnica Industrial de Valencia.

En 1970 llega a La Victoria para trabajar en una de las empresas más prestigiadas de la zona; Conduven, con este empleo logra obtener los recursos para, en 1975, fundar su propia empresa; un taller de instalaciones industriales llamado “Castel Man Electric”.

Eterno amante de la fotografía, Castelaín utiliza sus primeras ganancias como empresario para comprar un equipo de última generación para la época; esto cambió definitivamente el curso de su vida:

“Con mi cámara en la mano una Nikon EM con lentes 50 mm, 28mm y 105mm, un macro, un lente multiplicador; un flash SB21 y un trípode salgo a recorrer los más recónditos rincones de Venezuela; país que amé desde el mismo momento en que llegué a él y cuya nacionalidad adquirí apenas alcancé la mayoría de edad”.

“En estos viajes -recuerda- fui captando en imágenes la ecología de un país sin igual, envidiable bajo todo punto de vista, principalmente por la muy buena luz natural para hacer tomas fotográficas todos los días del año”.

Consiente de que para dedicarse a fotografiar la vida silvestre se requiere una preparación integral que debe incluir conocimiento científico de la especie a fotografiar, manejo técnico del equipo fotográfico y preparación física para lograr la toma se dedicó a realizar un importante número de cursos de especialización en las diferentes áreas.

Todo un especialista autodidacta en materia de serpientes

Sus premios

La gran calidad como fotógrafo de la vida silvestre lo lleva a publicar numerosos trabajos que a su vez son reconocidos con importantes premios como: 1994 Maraven “La Venezuela que debemos conservar” almanaque ecológico, con la fotografía “Matíz y Forma”; 1996 Maraven “La Venezuela que debemos conservar” almanaque ecológico, con la fotografía “El Fruto del Buche”; 1996 Maraven “La Venezuela que debemos conservar” almanaque ecológico, con la fotografía “Fé Peninsular”; 1997 Maraven “La Venezuela que debemos conservar” almanaque ecológico, con la fotografía “En Guardia”: 1997 Hoechst & Shering “Faenas del Campo” almanaque ecológico, con la fotografía ”Regando el Maíz”; 1998 Hoechst & Shering “Faenas del Campo” almanaque ecológico, con la fotografía ”Surcos de Vida”; “Premio a la Excelencia” de la Orden Dr. Humberto Fernández Morán en su Única Clase. A Manuel Castelaín, por su trabajo ecológico de “Serpientes de Venezuela”.

En plena labor junto a Marcos Natera Numaw, coautor de su primer Atlas.

El encuentro con las serpientes

“Como parte de mi trabajo como fotógrafo, en un oportunidad logré que, gracias al para entonces presidente de la Sociedad Conservacionista del Estado Aragua; el profesor Gerardo Yépez Tamayo se me autorizara a pernoctar, junto a uno de mis hijos en la Estación Biológica Rancho Grande; en todo el corazón del Parque Nacional Henri Pittier”.

“Una noche -recuerda- cuando estábamos realizando algunas fotografías, nos topamos con una serpiente cuyas características correspondían a la que para ese entonces yo identificaba como las corales. Tomando las previsiones del caso por lo peligrosa que es esta especie, mandé a mi hijo a buscar a Marcos Natera Numaw un joven estudiante de agronomía que en esos momentos también pernoctaba en la estación, donde estaba haciendo su tesis de grado. Al llegar donde yo estaba Marcos tomó la serpiente con sus manos y la retiró en medio de una gran sonrisa…sólo se trataba de una de las llamadas “falsas corales”. De allí surgió la idea de publicar un folleto con las principales características de las serpientes venezolanas”.

Las investigaciones de Castelaín son material de consulta en muchas universidades del continente

Atlas de las Serpientes de Venezuela

Ese “folleto” terminó siendo el libro Atlas de las Serpientes de Venezuela, la obra más completa que se haya publicado sobre el tema no sólo a nivel nacional; sino internacional y que es material de referencia para las universidades de Iberoamérica.

De allí en adelante, la carrera como herpetólogo de Castelaín fue en ascenso.

“En realidad -aclara- soy eminentemente autodidacta en el tema de las serpientes, pero he tenido la fortuna de codearme con los grandes como Jaime Pfaurd; Husal Saer y el Dr, Manzanilla, por sólo mencionar algunos”.

Actualmente Manuel Castelaín es tal vez uno de los primeros especialistas en el tema y, junto a su esposa Yasmina; lidera y lleva adelante una hermosa labor a través de la Fundación Ecologista “Sin Frontera, lo cual será materia para un nuevo trabajo.

 

Simón Henrique López

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad