Publicidad

Martes Santo victoriano

Los habitantes de La Victoria acuden al llamado del varón de dolores

Cada Martes Santo en La Victoria la humildad y paciencia de Jesús coronado de espinas palpita en sus habitantes, ya que el varón de dolores que pernocta durante todo el año exhibido y silencioso en la ventana de una antigua casa ubicada al oeste de la calle Guzmán Blanco, se dispone a visitar llevado en hombros de sus devotos la Santa Iglesia Matriz de nuestra ciudad. Todo inicia en la mañana del Lunes Santo cuando los miembros de la histórica Sociedad Benéfico-Religiosa de Jesús en el Calvario unen esfuerzos para colocar en su mesa procesional a la expresiva escultura religiosa, que en medio de flores y luces representa al estilo español el paso doloroso del Rey de Reyes burlado quien llevando como cetro una caña y como corona un trenzado de espinas le hace evidente el rostro sangrante tal cual se considera en el tercer misterio doloroso del Santo Rosario.

Martes victoriano 1
Bajando la Calle 5 de Julio

Recuerdo que en mi infancia por los años 80 y 90 los vecinos del Barrio de Jesús ya desde el día siguiente del Domingo de Ramos veían diferente el nicho desde la gran ventana, puesto que la sagrada escultura religiosa se preparaba para visitar la Santa Iglesia Guadalupana, eran los miembros de la Sociedad del Cristo que acompañados de algunos devotos engalanaban la mesa procesional que entre variadas flores, helechos y luces hacían posible la presencia anual del Jesús humilde y paciente. Justo luego de la salida en procesión del Atado a la Columna entraba esta imagen para ser venerada en el altar mayor, pasaba toda la noche del Lunes y a las primeras horas de la mañana del Martes con la Santa Misa se inauguraba la contemplación de este nuevo paso doloroso del Señor, ya para el atardecer y luego de una segunda Eucaristía aun estando el sol iluminando la Plaza Ribas iniciaba su tradicional recorrido por la Calle Candelaria norte, y al anochecer la Guzmán Blanco oeste con breve salutación a su casa del Barrio y bajaba por la Calle Padre Lazo justo en la esquina de la Escuela Sergio Medina bendiciendo el Ambulatorio, la esquina Los Claveles, y un tramo de la Félix María Paredes para así enrumbarse hacia el centro por la 5 de Julio (Aceras altas), donde los acompañantes con sus velas encendidas y al ritmo de la instrumental música sacra se sentían más cerca del rostro silencioso del coronado de espinas.

Claveles

Ya pasada las ocho de la noche regresaba al Templo Parroquial y de bajo perfil en las vísperas del Miércoles Santo finalizaba su recorrido, hasta esperar que luego del Sábado de Gloria regresara silencioso a su casa para permanecer observante desde su ventanal en el Barrio y recibir las santiguadas de los vecinos durante todo el año.

Fue de gran sorpresa para la feligresía victoriana cuando en la Semana Santa del año 2015, el Cristo humilde y paciente no paso la noche del lunes en el Templo ya que luego del mediodía del martes y al sonido de los instrumentos sacros inicio su recorrido desde el Local del Cristo por el poniente de la ciudad hasta la iglesia central, pernoctando solo pocas horas, las aprovechables para el Sacrificio del Altar y luego continuar su procesión calle arriba siempre en búsqueda de su residencia y acompañado por los fieles hasta guardarlo en su recinto de siempre en el Barrio arriba.

Padre Lazo

Tal cambio seria inspiración de lo alto o reacomodo de la tradición lo cierto es que continua la devoción fortaleciendo la religiosidad popular que viene desde nuestros ancestros y siempre con la mirada puesta y el entendimiento dispuesto a reconocer e imitar los valores de humildad y paciencia del Redentor.

Juan Carlos Silva Mellado

[email protected]

Loading...


Acerca del Autor

Katherine Dona Cumana

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad