Publicidad

Necesidad no detiene a venezolanos ni en fin de año rumbo al “sueño americano”

En el viaje hacia el país norteamericano muchos migrantes venezolanos se han quedado varados en Guatemala, a pocos días de la celebración de Navidad y Año Nuevo, una época de convivencia familiar, el panorama para cientos de migrantes venezolanos es diferente, ya que se encuentran fuera de su país, lejos de sus seres queridos o varados en una tierra desconocida para ellos.

Venezuela enfrenta una crisis política desde hace varios años y con ello el incremento de la pobreza e inseguridad, lo cual ha impulsado el éxodo de sus ciudadanos, quienes buscan migrar hacia Estados Unidos en búsqueda de mejores condiciones.

En el viaje hacia el país norteamericano muchos de ellos se han quedado varados en Guatemala, país que recientemente aprobó una serie de reformas a su Ley de Migración para evitar así el tráfico de personas con énfasis en las condenas por coyotaje.

El Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), registra en lo que va del año 11 mil 219 migrantes extranjeros localizados y “rechazados” por ingresar de forma irregular en Guatemala, de los cuales 7 mil 004 son de nacionalidad venezolana; del total 6 mil 182 ingresaron por el punto fronterizo de Agua Caliente y 822 por El Cinchado.

El IGM indicó que de los extranjeros que ingresaron de manera irregular a Guatemala el 65% son de Venezuela, el 12% de Ecuador, 6% de Cuba, 5% de Honduras y el 9% restante corresponde a otras 41 nacionalidades con menor índice de entrada.

Guatemala es una de las paradas en el viaje que parece interminable hasta Estados Unidos en donde cada vez es más común ver familias migrantes venezolanas deambular por las calles de la capital.

Por ejemplo, Jhon Jairo Granadillo González, padre de familia, que cuenta su realidad en búsqueda de mejores oportunidades.

Jhon, junto a su esposa e hija llegaron a Guatemala dos meses después de haber emprendido la travesía. “No tenemos nada”, relata y recuerda que vendieron propiedades, ropa y hasta sus camas para costear el viaje.

Todos los días deben recaudar Q140 para poder sobrevivir; comparte que necesitan Q70 para pernoctar cada noche y otros Q70 para los alimentos de su familia, con ese dinero pueden gastar solo Q23 por tiempo de comida, es decir, deben compartir entre los tres un plato de un comedor, además, Jhon ha lavado vidrios y barrido negocios para costear las necesidades básicas de su familia.

CASA DEL MIGRANTE: EL 75% SON VENEZOLANOS

El sacerdote Francisco Pellizzari, director de la Casa del Migrante expresó que el flujo migratorio en años anteriores en Navidad o Año Nuevo disminuye, sin embargo, en 2020 y 2021 los migrantes no tienen fecha para requerir apoyo, porque están de camino desde meses atrás, Pellizzari mencionó que en noviembre recibieron a 1,776 migrantes y que de enero a la fecha han registrado a 15,500 hospedados.

“Es un número grande equiparable a lo que eran las caravanas de hace años, pero este año se ha caracterizado como un fenómeno de minicaravanas de noches de 100 personas hospedadas y la gran mayoría de Venezuela hay 75%”, indicó.

Debido a la cercanía de las fiestas de fin de año, Pellizzari expresó que se reunirán con los migrantes que estén esos días para compartir y hacer algo especial.

“Haremos un momento de oración en general este año se ha caracterizado porque la migración es de familias y niños, mujeres embarazadas, es una migración muy vulnerable y particular; hay que crear ese ambiente distinto y particular (…) nos reuniremos alrededor de los migrantes que esa noche puedan estar en la casa y poder celebrar con algo especial como juegos y comida un poco distinta”, mencionó.

Pellizzari recordó que la Casa del Migrante no es un albergue, es un espacio para personas en tránsito que necesitan hospedarse una o dos noches y continúan con su camino.

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad