Publicidad

ONU denuncia explotación y abusos en el Arco Minero del Orinoco

Los trabajadores en el Arco Minero del Orinoco están sometidos a graves abusos y violencia. Esto ha causado al menos 149 muertos desde 2016, denuncia un informe presentado hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La investigación, expuesta por la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, destaca que los mineros de la zona «están atrapados en un contexto generalizado de explotación laboral y altos niveles de violencia» por parte de grupos criminales que controlan las minas en el área, apodados como «sindicatos».

 

«A pesar de la considerable presencia de fuerzas militares y de seguridad en la región, y de los esfuerzos realizados para abordar la actividad criminal, las autoridades no han podido investigar y llevar a juicio las violaciones de los derechos humanos, los abusos y los delitos relacionados con la minería», subrayó Bachelet.

 

La Mafia de los sindicatos

El informe indica que esos «sindicatos» aplican castigos crueles a quienes infringen las reglas que ellos imponen. Además, sacan beneficios económicos de todas las actividades en las zonas mineras. Incluso recurriendo a prácticas de extorsión a cambio de protección.

El informe también detalla las pésimas condiciones de vida de muchos de los mineros. La  mayoría de ellos procedentes de otras regiones venezolanas y empujados a emigrar por la crisis económica del país.

Trabajan en turnos de 12 horas, descendiendo a los pozos sin protección alguna. Además obligados a pagar entre el 10 y el 20 % de lo que obtienen a los grupos criminales. A esto debe sumarse hasta un 30 % para los propietarios de molinos donde se trituran las rocas para extraer minerales.

Los mineros allí viven en zonas sin agua corriente, electricidad o servicios sanitarios. Por ello se ha registrado un aumento de los casos de malaria, no sólo entre inmigrantes, sino también en comunidades indígenas locales.

Abuso infantil

El informe denuncia que niños, algunos menores de diez años, trabajan también en las minas. Incluso, desde el año 2016, ha habido en la zona un fuerte aumento de la prostitución y la explotación sexual de mujeres.

Bachelet pidió a las autoridades venezolanas que tomen medidas para terminar con la explotación laboral y sexual. Por otra parte, desmantelar los grupos criminales que controlan las actividades mineras. Y finalmente, castigar a los responsables de las violaciones de derechos humanos.

 

EFE

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad