Publicidad

ONU prevé que el año que viene habrá 6,2 millones de migrantes venezolanos

Las agencias de Naciones Unidas detectaron un repunte en el número de venezolanos que abandonan el país y temen que, si la tendencia persiste, dentro de un año se haya superado el umbral de los seis millones de migrantes y refugiados, con hasta 800.000 desplazamientos adicionales durante los próximos 12 meses.

La ONU estima que 5,4 millones de personas habían dejado Venezuela hasta noviembre, de las cuales 4,6 millones han recalado en países de América Latina y el Caribe. El enviado de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) para esta crisis, Eduardo Stein, advierte de que los flujos han vuelto a reactivarse.

Tras un “descenso temporal” por la pandemia, en el marco de la cual hubo unos 130.000 retornos, se estima que entre 500 y 700 personas al día salen de Venezuela. Stein explica en una entrevista con Europa Press que, si persiste esta tendencia, a finales de 2021 podría llegarse a los 6,2 millones de migrantes y refugiados, por encima de los datos de la crisis Siria.

 

Migración de venezolanos 

La pandemia de coronavirus se tradujo en “restricciones sumamente duras”, con cierres de frontera que prácticamente paralizaron los movimientos y que derivaron en situaciones de “escasez extrema” entre migrantes y comunidades de acogida, con pérdidas de empleo generalizadas e incluso desalojos forzosos.

“Se agravó también el tema de la regularización”, apunta Stein, entre otras razones porque el aumento de los controles fronterizos no hizo sino elevar el número de migrantes que optaban por pasos irregularidades -conocidos como trochas-, principalmente en la frontera con Colombia.

 

Incremento

El personal de Acnur en zonas fronterizas ha detectado un “notable incremento” en el número de personas que llegan “en estados extremadamente precarios”, como alertó el viernes el portavoz de esta agencia, Babar Baloch, al advertir de que han detectado “niveles sin precedentes de trauma y desesperación”.

“La mayoría de ellos se ponen en manos de coyotes”, quedando a merced de grupos que “presionan a los jóvenes para meterse en operaciones criminales o a mujeres para forzarlas en redes de trata”, apunta Stein. “La situación vuelve a tornarse complicada” en la zona, admite.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad