Publicidad

Padres deprimidos: el impacto en las familias de la salud mental de los hombres

Los problemas de depresión pueden ser delicados entre los hombres, condicionados a reprimir sus sentimientos. Qué dicen los expertos

Ser padre puede ser un logro histórico que conlleva entusiasmo y desafíos. En el período posparto, es fácil concentrarse en las madres, pero los padres también pueden necesitar apoyo, también tienen mucho que aceptar y afrontar. El apoyo que pueden necesitar puede estar relacionado con la falta de sueño, preocupaciones económicas, un cambio de responsabilidades o cambios en la dinámica de las relaciones. Para ambos padres, la llegada de un nuevo bebé trae consigo enormes cambios y ajustes en la vida. Los padres pueden experimentar sentimientos de culpa al saber por lo que está pasando su pareja, sabiendo que no es él quien está amamantando a las 4 de la mañana o recuperándose del trabajo de parto y el parto.

“Después de meses de preparación obsesiva para la paternidad, llevé a mi esposa al colapso un solo día después de que nuestro primer hijo llegara a casa. Los meses que siguieron fueron una niebla que es familiar para muchos nuevos padres, pero a pesar de mi lectura de libros para bebés y mis hojas de cálculo, no me encontraba preparado para el malestar específico que se cernía sobre mí como padre primerizo. Eso provocó problemas más profundos en casa”.

Esta historia le resulta familiar a Justin Lioi, un trabajador social clínico y psicoterapeuta con sede en Nueva York. Muchos de sus clientes son papás primerizos que padecen ansiedad aguda o algo peor. Lioi también es padre y comprende mejor que la mayoría cómo los problemas de salud mental y depresión pueden ser particularmente delicados entre los hombres condicionados a reprimir sus sentimientos, razón por la cual mantiene el portal “Help my partner” (Ayuda a mi pareja) en su sitio web. “En el consultorio se presentan hombres con mucha ansiedad. Quieren ser papás de manera diferente a como fueron criados, o de lo que vieron hacer a sus padres: estar más involucrados, estar más presentes. no tienen el modelo para eso. Y, a menudo, muchos de los sujetos con los que trabajo tampoco tienen muy experiencia con los bebés. Comienzan en este lugar diferente y tratan de ponerse al día”, sostuvo el experto en diálogo con la revista estadounidense Slate.

Un estudio reciente examinó la depresión posparto entre los hombres y llegó a la conclusión de que algunos de estos casos eran más peligrosos porque los sentimientos de insuficiencia e impotencia a menudo se convertían en rabia e ira. “Muchas veces, cuando vemos la depresión en los hombres, no se parece a lo que vemos en la televisión, como alguien que está realmente triste y no puede levantarse de la cama. Para muchos hombres, se manifiesta como enojo, como alta irritación o evasión.Esa ira podría ser gritar, podría ser golpear mesas. Recibo muchas llamadas de tipos que de repente dicen: ‘No pensé que fuera una persona agresiva, y luego me di cuenta de que golpeaba la mesa’. ¿De donde vino eso?’ Y así nos adentramos en lo que hay debajo de esa ira, que a menudo es miedo, ansiedad y tristeza. Quieren estar bien con todo esto de ser papá y tener un hijo, y reconocer que no todo es feliz y fácil es algo que mucha gente teme porque no vemos eso tan reflejado, especialmente para los hombres”.

Un estudio reciente examinó la depresión posparto entre los hombres y llegó a la conclusión de que algunos de estos casos eran más peligrosos porque los sentimientos de insuficiencia e impotencia a menudo se convertían en rabia e ira (Getty Images)Un estudio reciente examinó la depresión posparto entre los hombres y llegó a la conclusión de que algunos de estos casos eran más peligrosos porque los sentimientos de insuficiencia e impotencia a menudo se convertían en rabia e ira (Getty Images)

“El psicoanálisis se ha ocupado mucho de la relación madre bebé y es fundamental pensar qué lugar ocupa el padre en ese primer tiempo de vida del niño, si está sosteniendo e interviniendo en la escena o no. Y por supuesto, analizar las patologías diversas, la depresión y la neurosis paterna que afectan al niño de un modo particular, que no siempre se ha tomado en cuenta”, aseveró en diálogo con Infobae la psicoanalista Agustina Fernández, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

Para Lioi, “los hombres se sienten muy aislados y no tienen mucha gente con quien hablar sobre esto. Basta pensar en algunas formas tradicionales -algunos dirían tóxicas- en las que somos socializados como hombres: se supone que debemos arreglar todo. Se supone que no podemos pedir ayuda. Una de las primeras cosas que hago es animarlos a que hablen con otros, ya sean amigos o alguien con quien puedan ser honestos. O encontrar esos grupos de papás en Facebook o en el patio de recreo”.

“Una de las cosas más difíciles para todos nosotros -continuó el experto-, y ciertamente lo descubrimos durante la pandemia, si no lo sabíamos antes, es sentarse con la incertidumbre de cualquier cosa. Entonces, cuando un niño está llorando y usted ha hecho todas las cosas que normalmente hace, sentarse con ese bebé y escucharlo llorar es una de las cosas más difíciles y horrendas de hacer porque quieres arreglarlo. Y número dos, estás viendo esta cosa que trajiste al mundo que está realmente molesta y no puedes hacer nada al respecto. Y esa impotencia es algo en lo que no tenemos mucha práctica. Y reconocer eso puede ser perturbador, porque no lo está solucionando”.

En la misma línea, la psicoanalista Fiorella Litvinoff expresó consultada por este medio: “Ejercer el rol paterno y materno no es fácil. Si antes se hablaba principalmente de las angustias maternas por la crianza de los hijos, llegó la hora de hablar de los problemas en los varones que paternan en estos tiempos donde las nuevas dinámicas familiares y los nuevos modelos de masculinidad y feminidad plantean un nuevo escenario. Muchos hombres tienen que crear de cero modos de criar, diferentes de los de sus propios padres, y esto puede ocasionar un conflicto ya que no tienen un modelo a seguir. Pero aquí se juega la invención. Lo que atraviesa a todas las generaciones y en general no cambia es que tener un hijo implica el desafío de abandonar el narcisismo de estar pensando siempre en uno mismo para hacerle lugar a otro ser que depende de uno”.

La depresión en los papás primerizos es en realidad un fenómeno relativamente común (Getty Images)La depresión en los papás primerizos es en realidad un fenómeno relativamente común (Getty Images)

Entonces, ¿cuándo buscar ayuda? “Hay criterios específicos para la depresión, la ansiedad, el posparto. Mi forma de trabajo se basa menos en obtener un diagnóstico sobre por qué alguien necesitas ayuda, sino en preguntarse: ¿Hay cosas en mi vida que la mayor parte del tiempo solo me causan estrés o dolor y me impiden disfrutar de ser papá, disfrutar del trabajo, hacer otras cosas?’ Entonces, ya sea que etiquetemos esa depresión o no, veremos patrones en su vida. Vamos a averiguar los que están funcionando y los conservaremos. Y los que no lo son, encontramos algunos nuevos. Así que sugiero buscar apoyo antes de que llegue a un punto peligroso. Me pongo muy nervioso con la gente que dice que ‘todo va muy bien’, solo tienes que seguir adelante. Una vez más, suena como una gran negación porque creo que todos sabemos que criar a un hijo no es eso en absoluto”, añadió.

“Una de las consultas de padres primerizos que más recibo es sin lugar a dudas: ‘¿Qué puedo hacer para ayudar a modelar un camino diferente para mi hijo?’ sostuvo-.Comenzamos a clasificar a los niños desde el punto en que fueron concebidos. Formamos imágenes en nuestra cabeza sobre cómo los trataremos, qué juegos jugaremos con ellos, qué vestirán y todo eso. Entonces, los niños nacen en este mundo, niños o niñas, con muchas expectativas, no importa lo buenos que seamos al decir: ‘No tengo expectativas. Solo quiero que sean felices’”.

“Tengo muchos padres que me dicen: ‘No quiero llorar delante de mis hijos’ o ‘No quiero que nosotros, mi pareja y yo, mi esposa o mi esposo, discutamos frente a mis hijos’. Y lo que sucede con eso es que tus hijos no aprenden a estar tristes si no te ven llorar o no te ven triste.No aprenden a enfadarse de forma saludable si no ven que sus padres resuelven las cosas después de pelear.Si no modelamos cómo superar el conflicto y no usar el poder de manera negativa, cómo usar el poder de manera no autoritaria, eso es simplemente dar mensajes silenciosos que conducen a cosas tóxicas. Así que está realmente en el modelado y a lo que estamos abiertos. No creo que tengamos que estar llorando todo el tiempo, pero tener un sentimiento de miedo a llorar no es algo que un hombre deba tener. Y estas son todas las cosas que debemos modelar de manera diferente como adultos, aunque sean incómodas”, concluyó el especialista.

 

Con Información de:  Infobae

Loading...


Acerca del Autor

elclarin

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad