Publicidad

Productos importados más baratos amenazan sobrevivencia de la industria nacional

Lo que queda del sector manufacturero de Venezuela ha sobrevivido a las expropiaciones del gobierno, los frecuentes apagones, el colapso de la moneda y la escasez de equipos. Pero ahora hay otra amenaza: la competencia de las versiones importadas de los propios productos de las empresas.

 

Las tiendas de toda Venezuela tienen galletas Oreo de fabricación mexicana junto a la versión de producción local. La mayonesa de Kraft Heinz se importa de Brasil y Estados Unidos, aunque la empresa también fabrica el untable para sándwiches en Valencia. Las bolsas de comida para perros Purina, de fabricación estadounidense, compiten con el mismo producto de la planta de Nestlé SA en Aragua.

Recientemente, Nestlé insistió en una denuncia que ya había hecho en 2020 sobre falsificación de marca e importaciones no autorizadas de sus productos.

Las importaciones, que están exentas de derechos de aduana e impuestos sobre el valor añadido hasta octubre, pueden ser hasta un 40% más baratas que la versión producida localmente, incluso después de incluir los gastos de envío. Las fábricas locales no pueden competir, dada la extrema ineficiencia de los negocios en Venezuela, de acuerdo con una nota de Bloomberg.

La situación forma parte de la naturaleza absurda del capitalismo en Caracas, donde el presidente Nicolás Maduro está fomentando el uso del dólar estadounidense y relajando los controles de precios para reactivar una economía devastada por la hiperinflación, las sanciones y años de mala gestión.

Permitir la importación libre de impuestos de unos 2.500 artículos pretendía ayudar a aliviar la escasez. Y aunque hay señales de que el gobierno de Maduro está empezando a reconocer los problemas de las fábricas nacionales, también hay una industria artesanal en auge para las empresas familiares que compran a los intermediarios en el extranjero y luego revenden los productos a los minoristas.

«El gobierno ha dicho que la prioridad es la industria local, pero lo que está haciendo ahora es subvencionar las economías extranjeras», dijo Luigi Pisella, presidente de Conindustria. Dice que las importaciones son uno de los mayores retos para sus miembros.

Venezuela perdió 1.653 empresas manufactureras entre 2017 y 2020.

Al igual que con gran parte de la naciente empresa privada que está burbujeando en la Venezuela socialista de Maduro, algunas de las importaciones de bienes al por menor son técnicamente ilegales, ya que se supone que los envíos internacionales de puerta a puerta se limitan al consumo privado, no a los artículos para la reventa. Pero el gobierno hace la vista gorda a este comercio.

Según las estimaciones del sector, los envíos puerta a puerta representan ahora el 40% de las importaciones totales, y se han duplicado desde 2017, señala la publicación de Bloomberg.

Esta práctica aumenta la tensión en un sector industrial que se ha reducido casi a la mitad en los últimos años, ya que la escasez de materias primas, la falta de piezas para equipos pesados, el colapso de la moneda y el descalabro económico que ha reducido el poder adquisitivo de los consumidores han mermado los beneficios.

Entre 2017 y 2020, el número de industrias en el país se redujo un 44% y más de 1.600 factorías cerraron en medio de una de las peores crisis económicas de la historia moderna. Firmas como Kimberly-Clark, Kellogg, Cargill, Pirelli y Goodyear salieron del país en los últimos cinco años.

Después de años de quejas por parte de los industriales, el gobierno de Maduro finalmente reconoció el costo de las importaciones la semana pasada, anunciando que eliminará casi 600 artículos de la lista de exención de impuestos, incluyendo algunos tipos de pasta, leche y detergentes. El país pretende sustituir gradualmente todas las importaciones por productos nacionales, dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Nestlé, una de las pocas multinacionales que siguen operando en el país, con cinco fábricas y unos 2.500 empleados, dice que está perdiendo ventas frente a las importaciones del «mercado gris». Ha advertido sobre los posibles riesgos para la salud de las versiones no autorizadas de sus productos, y que algunas de ellas son falsificaciones, como la falsa leche en polvo Nido.

«Las exenciones fiscales nos ponen en desventaja», dijo Francisco Guerrero, vicepresidente de asuntos legales de Nestlé en Venezuela. «Pero lo que más nos preocupa son los productos que no cumplen la normativa legal y sanitaria, sin trazabilidad. O peor aún, falsificaciones».

Mientras los industriales se lamentan de la situación, los consumidores se han beneficiado. Las estanterías de las tiendas, vacías hace unos años, están ahora repletas de opciones. Todo, desde aceitunas italianas hasta aperitivos de Cheesecake Factory, está disponible en las tiendas de conveniencia, conocidas como bodegones, algunas de las cuales están tan llenas de productos que parecen supermercados.

Los minoristas se sienten atraídos por las versiones importadas no solo por el precio, sino también para ofrecer más variedad, ya que los productos locales generalmente vienen en menos presentaciones, debido a las limitaciones de producción. Por supuesto, la pobreza está muy extendida y los productos alimenticios de alta gama son inaccesibles para la mayoría de los venezolanos. Según una encuesta reciente , el salario promedio de un trabajador equivale a unos 55 dólares al mes.

Aunque los artículos extranjeros suelen ser más baratos, las tiendas suelen ofrecer también la versión local para satisfacer a los clientes leales a un gusto particular. También son más fáciles de reponer.

Cuando los artículos de uso diario eran más difíciles de encontrar hace unos años, los consumidores estaban felices de encontrar cualquier versión del producto que quisieran. Ahora, los compradores tienen el lujo de buscar otras variables como marcas y tamaños preferidos, dijo el investigador de mercado local Alexander Cabrera de Atenas Consulting Group.

Iris Origuen, de 58 años, reconoció que los productos fabricados en el extranjero suelen ser de mayor calidad y más baratos, ya que se tomó un descanso de su trabajo para comprar en un bodegón ubicado en el este de Caracas. Pero dijo que hay algo en el sabor de algunos alimentos locales que la hace preferirlos.

“Con algunos productos como la mayonesa, no cambiaría el venezolano”, dijo Origuen.

Con información de Bloomberg

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad