Publicidad

La alcaldía del municipio Mariño asumió la responsabilidad de los trabajos de restauración del Samán de Güere

Samán de Güere podría quedarse sin descendencia

Alcaldesa afirma que los trabajos de remodelación cuentan con el visto bueno de IPC

 

Severas críticas en contra de la forma como se están llevando a cabo desde hace varias semanas los trabajos de remodelación y restauración del Monumento Histórico Nacional Samán de Güere ubicado en el municipio Santiago Mariño del estado Aragua, realizó el ex alcalde de esa jurisdicción profesor Efrén Rodríguez.

Según el ex mandatario local “los responsables de estas obras han revestido el piso del monumento con baldosas lo que traerá como consecuencia que los descendientes del árbol queden enterrados en una mezcla de cemento”.

“Por si fuera poco -prosiguió Rodríguez- la fachada del monumento está siendo intervenida, sin tomar en cuenta los más elementales criterios de restauración. También, el área adyacente la han cubierto con relleno o tierra de cerro, sin importar la capa vegetal original; lo lógico hubiera sido que rellenaran con tierra orgánica”.

No obstante, la actual alcaldesa del municipio Mariño, Joana Sánchez en un comunicado oficial señaló enfáticamente que: “los trabajos que se ejecutan respetan la normativa del Instituto de Patrimonio Cultural”.

Igualmente, el arquitecto Orlando Molina, profesional encargado de la ejecución de la obra explicó que:

“Los trabajos incluyen la rehabilitación de la fachada debido al deterioro que presentaba el friso, además de un revestimiento con caico en el piso; así como la colocación de grama artificial en los alrededores del terreno que enmarca el monumento”.

 

El piso del monumento recubierto con baldosas

 

Monumento Histórico Nacional

Es oportuno recordar que este árbol y su entorno inmediato; declarado como Monumento Histórico Nacional en el año 1933 por el entonces Presidente de la República, General Juan Vicente Gómez.

En febrero de 1800, la data del Samán de Güere, calculada por los científicos Alexander Von Humboldt y Aimé Bonpland, alemán y francés respectivamente; superior a los mil años y los anales y la tradición oral afirman que bajo su frondosa copa acamparon en varias oportunidades las tropas del Libertador Simón Bolívar durante las campañas realizadas en el centro del país.

En el año 2000, el legendario árbol se cayó producto de un fuerte aguacero pero lo petrificó el artista William Mecay, un año más tarde lo exhiben nuevamente. Luego de la restauración, el monumento constaba de dos cañones, fusiles de bayoneta y un busto de bronce del Libertador Simón Bolívar; todo esto hurtado por los llamados chatarreros en septiembre de 2017.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad