Publicidad

Siento que trabajo para pagar pasaje; caraqueños se quejan por tarifas del transporte

Usuarios y usuarias del transporte público en Caracas se quejan por el nuevo costo del pasaje, que se ubica entre 1,5 y 2 bolívares para este 15 de diciembre.

El ajuste representa un aumento del 50 % respecto al mes pasado. Mientras tanto, el sueldo mínimo venezolano es de 10 bolívares mensuales, equivalentes a dos dólares al cambio.

«No gano sueldo mínimo. Nadie sobrevive con eso. Pero sí siento que a veces trabajo para pagar pasaje. Se me van de 6 a 10 bolívares diarios. Si saco la cuenta, me pongo a llorar porque esos son más de 30 dólares mensuales, que es más o menos la mitad de mi sueldo sin comisiones», indica Veruska Palma, vendedora en una tienda departamental. Ella debe subir a dos autobuses para llegar a su trabajo: uno de Palo Verde a Petare y otro desde Petare hasta Chacaíto. Para volver, tiene que que tomar los mismos dos buses.

En rutas cortas en la vía, el pasaje se cobra en 1,5 bolívares. Es el caso de varias líneas de Puente Baloa, en Petare, cuyas unidades llegan hasta Plaza Venezuela. Aquellas que atraviesan la autopista tienen tarifas de 2 bolívares por persona. Estas son, por ejemplo, las que terminan el recorrido en el centro de Caracas. La situación se repite en Zona Rental en la ruta Valle-Coche.

«Ayer pagué 2 bolívares por ir hasta Capitolio. Yo vivo en Campo Rico y me voy caminando a Petare, para poder agarrar la camioneta temprano. Se hace muchísima cola. Me parece un abuso que suban eso así, ni siquiera doscientos bolívares (0,2), sino quinientos de un golpe (0,5). Pagamos un dólar diario. Una locura», indicó Wilmer Segovia, enfermero de profesión.

¿Qué dicen los transportistas? 

Para los transportistas, el costo del pasaje no es exagerado sino que representa un aproximado de lo que necesitan para poder mantener las unidades y obtener ganancia por su trabajo. Algunos lo justifican por los altos costos de los repuestos.

«Realmente una tarifa debería ser mínimo de 0,50 centavos de dólar. Le hemos pedido comprensión a los usuarios: recordemos que el peor servicio es el que no existe. El sector transporte ha abogado por un ajuste en el salario de los trabajadores de la administración pública que les permita movilizarse», explicó Fernando Mora, director de la Cámara Venezolana de Empresas del Transporte Extraurbano, a Efecto Cocuyo.

Según Mora, el transporte público está trabajando al 45% de su capacidad a nivel nacional, lo que representa un incremento respecto a la cifra de junio de 2021, cuando solo operaba al 15%. A pesar de ello, la falta de la gasolina causa que los conductores trabajen de 3 a 4 días a la semana, al menos en Caracas.

La alternativa del TransMiranda

Los TransMiranda son unidades de propiedad estatal, que cubren la ruta desde Palo Verde hasta Plaza Venezuela. Es decir, del este al centro-este de Caracas. Algunos usuarios encuentran en ellas una alternativa viable para trasladarse, puesto que el pasaje es más económico que en líneas privadas: para este miércoles se encuentra ubicado en 1 bolívar.

«Prefiero esperar un rato a que pase el TransMiranda, para pagar menos. La diferencia no es gigante, pero es algo. Uno no está para andar botando platica», señaló Maritza Mejías en Altamira.

A las ocho de la mañana del 15 de diciembre cien personas hacían fila en la parada del TransMiranda de Palo Verde. La larga cola se formó debido a que el metro presentaba retrasos por un vagón que se accidentó en el túnel que conecta con Petare. Actualmente, las deficiencias del sistema subterráneo ocasionan un aumento significativo de pasajeros que deben utilizar transporte superficial.

«Estos autobuses tardan un poco. Pero es mejor que usar el metro, donde puedes pasar hasta tres horas. En estos días un vagón estuvo 30 minutos detenido en la estación Petare. Hoy estuve como 45 minutos en el andén de Palo Verde. No puedo llegar tarde todos los días al trabajo. Antes tú salías con media hora de anticipación, ahora tienen que ser dos», dijo Vanesa Alcalá, usuaria y administradora de profesión, a Efecto Cocuyo.

Ya que el TransMiranda es ampliamente utilizado, se han vuelto habitual las aglomeraciones y las unidades llenas de usuarios. Por ello, en hora pico, un caraqueño puede tardar por lo menos 40 minutos esperando para abordar alguna.

Más de un dólar de pasaje en Guarenas

Hay 38,5 kilómetros entre Guarenas y Caracas, por lo que es necesario utilizar algún tipo de transporte superficial para ir de un punto a otro. Desde inicios de diciembre, habitantes de Guarenas han denunciado que los transportistas aumentaron el pasaje a 5 bolívares o 1 dólar al cambio. Una persona que trabaje en Caracas, tiene que cancelar 2 dólares diarios para poder laborar y luego regresar a casa. En total, suma 44 dólares mensuales en movilizarse, contando solo los días hábiles.

«Ahora es una corredera por el efectivo. Que sí el dólar o los bolívares. Yo utilizo los bolívares exclusivamente para el pasaje, porque es más difícil conseguir billetes de un dólar», explicó Gabriela Romero. Utiliza las líneas que se encuentran en la salida de la estación de metro de Miranda.

Aunque los usuarios están acostumbrados a los aumentos en las tarifas en Caracas, siguen reportando que estos no concuerdan con la realidad económica de los ciudadanos.

«Aquí muy pocos ganan lo suficiente como para pagar eso sin sentirlo en el bolsillo. El lunes llevaba la plata contada y tuve que devolverme porque no me alcanzaba», comentó Romero.

Las quejas se multiplican entre los usuarios de Caracas – Los Teques, cuyo pasaje aumentó de 3 a 4 bolívares en un solo día, el pasado 13 de diciembre.

 

 

Con Información de:  Efecto Cocuyo

Loading...


Acerca del Autor

elclarin

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad