Publicidad

Un mantuano representante de los pardos

El gorro frigio se consagra definitivamente como símbolo internacional de la libertad y el republicanismo

Luego del vil asesinato y decapitación  de José Félix Ribas, perpetrado el 31 de enero de 1815 en Tucupido, estado Guárico, las autoridades monárquicas españolas ordenan el traslado de su cabeza, previamente frita en aceite, hasta Caracas, ciudad capital y colocarla a la entrada de la misma (Puerta de Caracas) en la punta de una alta vara “como escarmiento a para todos aquellos que conspirasen contra la corona”, como si esto fuera poco, ordenaron colocar sobre la misma un gorro frigio, símbolo de la lucha por la libertad y la igualdad heredado de la Revolución Francesa y que comúnmente era usado por el fallecido general como emblema de combate.

Este hecho es uno más que evidencia el pensamiento y la posición de José Félix Ribas en contra de todo tipo de dominación del hombre por el hombre, a pesar de pertenecer al llamado mantuanaje,  es decir,  lo que avanzado el periodo colonial venezolano se consolidó como la auténtica clase dominante.

El origen de esta posición, además del carácter rebelde de héroe, puede ubicarse en el año 1799, cuando a la edad de 24 años presenció el horrible asesinato de José María España, quien al igual que él 16 años después, fue asesinado, descuartizado y expuestos sus miembros y cabeza.

Este dantesco espectáculo marcó una huella indeleble en la conciencia del joven que 1808, junto a Antonio Fernández y al marqués Francisco José Rodríguez del Toro e Ibarra (Marqués del Toro), entre otros, participa en la llamada “Conjuración de los Mantuanos”.

Luego de todo esto y siendo también testigo del movimiento insurreccional del 19 de Abril de 1810, José Félix Ribas no duda ni un momento para postularse como diputado en representación de los pardos en el primer Congreso instaurado en Venezuela, el mismo que promulgase la declaración de independencia firmada el 5 de julio del año siguiente.

La presencia de Ribas, como representante de las clases supuestamente “inferiores” o “minoritarias” si bien es cierto, sólo le dio una apariencia de pluralidad a este primer parlamento con lo que se evitaron alguno posibles conflictos, si marcó el comienzo de un lento proceso de integración social en la Venezuela de la guerra de independencia que culmina en los años 1814 y 15 con la inclusión en el conflicto de personajes como José Tomás Boves y José Antonio Páez

Para ubicar en un recuadro

El Gorro frigio

El gorro frigio es una especie de caperuza, de forma aproximadamente cónica pero con la punta curvada, confeccionado habitualmente con lana o fieltro.

Esta prenda ha tenido una extraña historia. Supuestamente, su origen se encuentra en la región de Frigia, Asia Menor, en la actual Turquía. En el arte griego del periodo helenístico aparece como atuendo característico de los orientales. Es uno de los atributos del dios Mitra o Mithras, en el culto de posible origen iranio conocido como mitraísmo.

En época romana, el gorro frigio (llamado pileus) era el distintivo de los libertos. Fue utilizado también simbólicamente por los asesinos de Julio César. Tal vez por esta razón, durante la Independencia de Estados Unidos y la Revolución francesa fue adoptado como símbolo de la libertad.

En un mosaico bizantino de la iglesia de San Apolinar el Nuevo (siglo VI), en Rávena, los magos de Oriente que acuden a adorar a Jesús llevan sendos gorros frigios.

En el siglo XIX, el gorro frigio se consagra definitivamente como símbolo internacional de la libertad y el republicanismo. Lo lleva la alegoría de la Libertad que aparece guiando al pueblo en el conocido cuadro de Eugène Delacroix, de 1830. Marianne, personificación de la República Francesa, está tocada también con un gorro frigio.

Loading...


Acerca del Autor

elclarin

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad