Publicidad

Una familia completa se halla bajo escombros en Champlain Towers

Los Kleimans, una familia puertorriqueña-cubana muy unida, volvieron a estar juntos.

Jay Kleiman había volado a Miami desde su casa en Puerto Rico para asistir al funeral de un amigo. Se quedó con su mamá, Nancy, en Champlain Towers en Surfside. Su hermano Frankie y su esposa recién casada, Ana, junto con su hijo Luis, vivían en el mismo piso.

Deborah Berezdivin, una estudiante de la Universidad George Washington en Washington, D.C. y familia de los Kleimans, también estaba en la ciudad con su novio para ir mismo funeral y se quedó en el edificio.

Justo antes de las 2 a.m. del jueves, su condominio se derrumbó, dejando una masa de escombros, ruinas y fragmentos astillados donde anteriormente se encontraba la torre. Setenta y dos horas después, los cinco Kleimans que estaban en las unidades 702 y 712 siguen desaparecidos, entre las 159 personas que no han sido encontradas desde el colapso del condominio de Surfside. Tampoco se ha encontrado a Berezdivin, ni a su novio, Ilan Naibryf, estudiante de la Universidad de Chicago.

Las entrevistas con amigos pintan un retrato de una familia cálida y amorosa que era activa en la comunidad judía y que vive con un pie en Puerto Rico y el otro en el sur de Florida.

Nancy Kress Levin, de 76 años, es la matriarca de la familia. Nancy huyó del gobierno de Castro a mediados del siglo XX y se mudó a Puerto Rico. Se casó con Saul Kleiman y la pareja tuvo dos hijos, Jay y Frankie. Después de que ella y Saul se separaron, Nancy llevó a sus dos hijos a vivir a Miami en la década de 1980. Más tarde se volvió a casar con Lawrence Levin, quien murió en 2011.

Su página de Facebook muestra una foto de un amanecer dorado desde su apartamento en Champlain Towers, el cual calificó como “hermoso”. Donaba a organizaciones benéficas como el Hospital de Investigación Infantil St. Jude y la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Rosin Hernández, quien dice haber trabajado para la familia durante más de 20 años, le suplicó a Dios que los encontraran los rescatistas.

Con información de elnuevoherald.com

Publicidad

Publicidad

Publicidad