Publicidad

Venezuela: terreno árido para las inversiones

Inflación, inseguridad jurídica e incertidumbre financiera… el combo de la economía venezolana…
“Yo le llamo una tragedia porque es una economía que tiene un potencial enorme”.

“Quitarle ceros al cono monetario es como echarle colorete a una llaga purulenta”.
Banco Mundial ubica a Venezuela como el tercer país del mundo con más riesgos para hacer negocios.

Politización de la economía, inseguridad jurídica y un ambiente incierto para hacer negocios, es lo que destaca el Banco Mundial, sobre Venezuela, en su más reciente informe. Una economía que bien pudiera beneficiarse de la actividad extranjera, pero que, de acuerdo con expertos, espanta las inversiones debido a las altas tasas de inflación. Nathaly Salas Guaithero nos presenta en análisis.

Venezuela es el primer país de la región, y el tercero en el mundo, con más riesgos para hacer negocios. Así lo estipula el índice Doing Business del Banco Mundial. Y es que el que fuera otrora una potencia petrolera, hoy se ubica en el puesto 188 de 190 economías analizadas, solo por encima de Eritrea y Somalia.

“Yo le llamaría una tragedia en América Latina porque estamos hablando de la economía que era, probablemente, la economía más rica que había en América Latina”.

De acuerdo con expertos, luego de una contracción de 8% a nivel general en la región, debido a la pandemia, las economías latinoamericanas comienzan a ver un respiro y la mayoría presenta un crecimiento estimado que sobrepasa las expectativas para este año, según la CEPAL… menos la venezolana.

“En Venezuela la propiedad no está garantizada y tampoco el acceso a las cortes para dirimir cualquier diferencia que haya entre la gente que está haciendo negocio”.

“Las transacciones en Venezuela son de contado porque hay un gran índice de desconfianza porque no hay Estado de Derecho y por lo tanto, uno no puede predecir la conducta del otro”.

Para dar su veredicto, el Banco Mundial analiza algunas variables como facilidades para emprender, conseguir un local, tener acceso a préstamos y créditos, poder lidiar con las operaciones diarias de compra-venta y la posibilidad de trabajar en un ambiente seguro social y financieramente… Y en todos estos puntos, Venezuela quedó muy por debajo del nivel.

“¿Cuánto cuesta abrir un negocio en Venezuela si la arbitrariedad trabaja al mil por ciento? Bueno, imposible ir a un registro o a una notaría sin ver, no solo que los lapsos se extienden infinitamente, sino que los costos son en la medida de la capacidad que tiene el régimen de extorsionar la iniciativa privada”.

Incluso a pesar de la insistencia del gobierno de Nicolás Maduro que afirma que la inversión es bienvenida.

“Quiero decirle a los inversionistas de los Estados Unidos de Norteamérica, a los inversionistas petroleros que las puertas de Venezuela están abiertas”.

Unas puertas que más bien lucen cerradas, según los expertos.

“Los inversionistas se espantan ante situaciones en donde los precios están aumentando cinco mil por ciento por año”.

“La gente, prácticamente opera con una visual de ocho horas, el día de trabajo. Lo que va a ocurrir mañana, ya mañana lo veremos”.

Y a la incertidumbre, se suma la inflación y una nueva devaluación de la moneda.

“Quitarte ceros al cono monetario es como echarle colorete a una llaga purulenta, o sea, es un mal maquillaje”.

Otro punto que destaca el índice Doing Business es la constante de que el gobierno es, en muchos países, el principal consumidor de productos y servicios; pero cuando en Venezuela el lapso promedio de pagos y cancelación de contratos es de 455 días, no son muchos los empresarios que vean en los entes federales, el cliente ideal.

Con información de VOA

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad