Publicidad

Cómo moler semillas de lino

Los beneficios de la linaza no son nuevos, datan desde hace más de 8.000 años en países como Turquía y Siria, son tan buenos y reconocidos que estas semillas han sido incluidas en una amplia variedad de comidas diariamente, ayudando a la salud en distintos aspectos, pero sus efectos son mejor aprovechados cuando la misma es molida y para ello también existen diversas formas de hacerlo, incluyendo los molinillos de semillas, lo cual también influye en sus beneficios.

Adentrémonos más al mundo de la linaza, y conozcamos mas de ellas por eso veamos ante todo los siguientes puntos que nos van a definir que método de molinillos de semillas usaremos y el porqué.

Qué son las semillas de lino

Son exactamente eso semillas provenientes de la planta homónima del Oriente Medio, planta milenaria, cultivada para aprovechar sus beneficios esenciales como la fibra, antioxidantes y la omega 3, conocida por sus productos como su aceite y la harina que sacan de ella al molerla.

Con la harina puedes preparar panes, arepas, galletas, etc., usarlo como aderezo en las carnes, ensaladas y bebidas, lo cual te ayuda a la digestión y para adelgazar.  Para sacar el mayor de los beneficios, debe moler la semilla antes de consumirlas.

Molido a mano con molinillo manual para semillas

Existen varias opciones para moler las semillas de lino, y una de ellas este molinillo manual, muy parecido al de café, es muy sencillo y económico, tan solo se pone una cucharada en él y a moler y en menos de 30 segundos está listo.

Con molinillo eléctrico de semillas

En el mercado existen variabilidad en molinillos eléctricos para semillas, algunos mejores que otros, la idea al igual que el manual, es escoger cual es el adecuado para nuestras necesidades.

Por otro lado, los verdaderos beneficios del lino se descubren al molerlos y la forma manual no nos da un 100% de efectividad como estos, pero también influyen las marcas, las velocidades, el precio, la limpieza, etc.

Beneficios de las semillas de lino en tu dieta

Por el pequeño tamaño de las semillas es muy difícil para nuestro organismo procesarlas y las desechamos por completo, mas sin embargo aprovechamos su fibra y poder de gelificación, lo cual obtenemos con dejarlas en remojo durante mas de 4 horas y posteriormente tomándonos esa agua o mezclándola con algún jugo, nos ayuda al tránsito intestinal, regula la tensión arterial, los niveles de colesterol y azúcar en la sangre, además de darnos sensación de saciedad por lo que es ideal para adelgazar.

Imagínense estos beneficios son sin absorber su totalidad de nutrientes pues ahora veamos los beneficios si la molemos:

  1. Son fáciles de digerir
  2. Sacamos su alto contenido en antioxidantes
  3. Sacamos la Omega 3, un ácido graso que ejerce una acción antiinflamatoria, beneficioso para nuestro sistema cardiovascular, reumatismos y artrosis.
  4. Al moler las semillas también podemos obtener, minerales y proteína vegetal, que nos ayuda a regenerar nuestros músculos y tejidos, algo muy importante sobre todo en la etapa de crecimiento de nuestros niños.
  5. Sabias que también nuestra masa ósea y sistema nervioso se ve beneficiada debido a su alto contenido de calcio junto con el magnesio y el boro.
  6. Su contenido en vitaminas B1, B2 y B6, Cobre, Fosforo, Magnesio y Manganeso aumentan el sistema inmunitario.
  7. Tiene propiedades antiinflamatorias en varios órganos y sistemas, como el respiratorio, riñones, vejiga, uretra, amígdalas y faringe, estomago e intestino, reduciendo a su vez acidez, gastritis o diverticulosis.
  8. También es usado para la piel y el cabello, es especial su aceite, en especial en la psoriasis, eccemas, abscesos y hasta quemaduras, y a nivel del cabello elimina la caspa y la caída del cabello.
  9. Por sus lignanos, que en realidad son fitoestrógenos naturales, ayuda a mejorar los síntomas de la menopausia y previenen cáncer de mama y de útero y cáncer de próstata, y la endometriosis.
  10. Ayudan a la vitalidad, energía corporal y mental, evitando el stress, además de ser un potente afrodisiaco y elimina los parásitos también.

Así como vimos cuales eran los beneficios también hay desventajas, no muchas, pero puede haber ciertos efectos adversos en algunas personas, como por ejemplo las alérgicas a la linaza, o aquellas que lo consumen por exceso pensando que mientras mayor cantidad aumentaran sus beneficios, cosa que mas bien puede darles grandes dolores de estómago, gases, diarreas.

Si se consume con exceso, ya sea por desconocimiento o por creer que mientras más se consuma, más beneficios se obtendrán, algo erróneo, puede generar gases, dolores de barriga y hasta diarreas.

Solo con esto te quiero decir que como todo debes ser cuidadoso aprovechar al máximo sus beneficios, pero no abusar, mantén una dieta balanceada con estas semillas y un molinillo adecuado y te mantendrás saludable y animado, acá te dejo una super receta fácil, económica y que a todos les va a gustar.

Crujientes de linaza

Con estos Crujientes de linaza podemos elaborar distintos platos o sencillamente disfrutar de ellos como una galleta, se podrían añadir ingredientes que lo endulcen, frutos secos que lo enriquezcan o especias que aporten más aroma y sabor. Pero, para empezar, y buscarle distintos usos culinarios, quizá también queráis empezar por lo básico, no olvidemos que además de sabor, la linaza es rica en ácidos grasos esenciales entre otros nutrientes.

Ingredientes

  • 100 gramos de semillas de lino
  • 220 gramos de agua
  • una pizca de sal (opcional, según el uso que se le quiera dar).

Elaboración

Las semillas de lino o linaza hay que dejarlas en remojo unas horas, así que antes de acostarte, ponlas en un recipiente con agua, al día siguiente continúa con la elaboración.

Encontrarás que las semillas de lino están bañadas como en una gelatina, procura escurrirlas lo que puedas y a continuación, procede a triturarlas hasta obtener una pasta.

Dispón en la bandeja del horno una hoja de papel vegetal y extiende sobre ella la pasta de linaza procurando crear una placa fina y homogénea. Introdúcela entonces en el horno precalentado a 100º C y deja que se vaya secando poco a poco.

Cuando compruebes que ya tiene algo de consistencia, aunque aún esté blanda, marca las porciones con un cortapastas, puede ser redondo, cuadrado… como se desee. Vuelve a introducir la bandeja en el horno y deja que continúe secándose.

El tiempo dependerá del horno y de la humedad que tengan las semillas, irá más rápido si pones el ventilador, en caso de que tu horno no lo tenga, pon calor arriba y abajo.

Cuando esté crujiente la linaza, retira la bandeja del horno y deja enfriar completamente, después separa los discos o porciones realizadas y ya estarán listas para la elaboración o la degustación.

 

Fuente: https://es.wikihow.com/moler-semillas-de-lino?fbclid=IwAR3oW7SDKCJdZJQ08d9ui2-5RkFXDoyuILLxTYmudThPaiefCWqyKGfLhEU

 

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad