Publicidad

Experiencias cercanas a la muerte

Todos tenemos a alguien próximo que ha tenido experiencias cercanas a la muerte, quienes han explicado cómo fue todo el proceso de morir y volver a la vida. Durante este periodo las personas recuerdan pequeños destellos de luz conocidos como biofotones.

¿Cómo ocurre?

Cuando los pacientes personas han padecido enfermedades terminales o accidentales de gran impacto son llevados a centros asistenciales son diagnosticados con muerte clínica, pero al cabo de unos minutos, la situación cambia y vuelven a la vida. ¡Han sobrevivido! Muchos quieren explicar con palabras y describir qué es lo que vieron, percibieron e incluso como fue su regreso a la tierra.

Con base en todo lo anterior, hay gran parte de la población quienes nos preguntamos ¿puede ser  esto posible?  Los testimonios de quienes dicen haber muerto y han regresado a la vida, comentan que en el trance desde el mundo físico al espiritual, perciben paz y tranquilidad, logran ver una  especie de túnel que los conecta con otro plano, algunos los describen como un ambiente celestial e incluso atribuyen la presencia de luces con cierto nivel de brillo, además de personajes, familiares o amigos fallecidos.

Por un lado, la ciencia explica este fenómeno como fosfeno, término abarca todas sensaciones oculares que percibimos y se manifiestan como manchas luminosas. Para algunos, se refiere a una simple reacción química de nuestro cuerpo ante situaciones que generan alto nivel de estrés, como es el caso de la inminente muerte.

Hay personas que, particularmente, manifiestan vivieron el desdoblamiento, fenómeno que se relaciona a la forma de separar el cuerpo del espíritu para permitirles ver lo que sucede a su alrededor. Lo descrito anteriormente es lo que se conoce como experiencias sensoriales fuera del cuerpo.

Por otro lado, existen personas que logran ver que las manchas luminosas se mueven y su cerebro asocia la imagen como animales, específicamente insectos, en movimiento. A esto se le conoce como delirius tremens.

La vida cotidiana

Esta práctica la podemos percibir de forma común cuando cerramos los ojos y los frotamos con la yema de los dedos, ya que en ese instante, ejercemos presión sobre la retina. También se ha determinado que la estimulación del sistema nervioso central y especialmente de la corteza visual, es capaz de producir esa impresión.

Existen teorías científicas que avalan  que su aparición de manera brusca se origina cuando se han permanecido por largo rato en la oscuridad.  Estas manchas de luz, como también se les conoce, aparecen de manera más frecuente cuando las personas están atravesando una enfermedad grave y están más asociados al desprendimiento de la retina debido a que se ocasiona mayor presión sobre el nervio óptico.

Otra de las características que tiene este fenómeno es que aparece y desaparece de forma automática, no existe algún causante que lo estimule. Si has vivido este tipo de situaciones, de forma ocasional, o te alarmes, no tienes de que preocuparte. Las manchas de luz no representan peligro para la salud visual y desaparecen por si solas sin causar daño.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad