Publicidad

Formas de dormir a un bebé

No hay duda de que los bebés son adorables y nos dan grandes alegrías; pero también es cierto que, aunque siempre compensan, hay momentos desesperantes como cuando no se duermen de ninguna de las maneras, se despiertan a menudo o lloran al descubrirse solos en su cuna. Por supuesto, no es nada por lo que haya que alarmarse, pues todo forma parte de un proceso natural que irá normalizándose con el tiempo.

Además, afortunadamente hay formas de hacer que tanto vosotros como el bebé consigáis descansar mucho mejor. De hecho, en los próximos párrafos vamos a contarte cuáles son algunas de las más eficaces. Para conocer más acerca de los numerosos temas que tienen que ver con el cuidado del bebé te recomendamos entrar en una web especializada como pequeño y fuerte, donde seguro que encuentras respuesta a muchas de tus inquietudes.

Objetivo: conseguir que el bebé duerma

Vamos ya con estas formas de conseguir que el bebé se relaje y duerma sin sobresaltos. Seguramente ya conozcas alguna de ellas, pero no está de más repasarlas. No hay que olvidar que a veces lo más sencillo es lo que mejor resultado da.

Evidentemente, no es necesario ponerlas todas en práctica a la vez, pero puedes ir pasando de una a otra en función del resultado que vayan dando.

Una buena nana hace milagros

Cantar una canción de cuna es algo que siempre da buen resultado. Además, tiene la ventaja de que hace que se liberen endorfinas, algo que relaja tanto al que la escucha como al que la canta. Esto indudablemente es perfecto para alcanzar ese estado de tranquilidad que es tan importante para que todo fluya bien.

Compañía

Es un hecho que una de las cosas que más agradan a un bebé es sentirse acompañado. Solo es cuestión de ir probando cuál va a ser esa compañía, pues a algunos les basta con un muñeco mientras que otros necesitan también el calor humano que pueden darle sus padres o hermanos.

Otra cosa que también podéis hacer es mecerlo unos momentos antes de acostarlo. Durante esos momentos acompasarán tanto su ritmo cardíaco como su respiración, quedando totalmente relajados. Además, se sentirán protegidos y queridos, algo de mucha ayuda a la hora de superar esa sensación de separación tan habitual a partir del sexto mes.

Un masaje facial 

Un pequeño masaje también puede dar muy buenos resultados. Empezad masajeando sus sienes durante un minuto aproximadamente; después, la nariz muy suavemente desde arriba hacia abajo, haciendo especial énfasis en la zona del entrecejo durante el mismo tiempo.

Cuestión de rutinas

En su segundo semestre ya es capaz de darse cuenta de que ha llegado el momento de dormir y relajarse si siempre sigues el mismo ritual antes de acostarlo. Además, esto le proporcionará una seguridad que hará que concilie mucho mejor el sueño.

Un ambiente adecuado

Por supuesto, también es fundamental que el ambiente de su habitación sea el adecuado. Ventiladla un rato antes de acostarlo y comprobad que la temperatura está entre los 22 y 24 °C.

Un bañito

Un baño suele ser muy bueno para relajar al niño. Eso sí, siempre y cuando no sea uno de esos bebés a los que el baño caliente en lugar de calmarlos los espabila. Si es así, mejor dejarlo para otro momento del día.

Como habrás visto, el a veces desesperante llanto nocturno del bebé y su poca disposición a dormir es algo que tiene una fácil solución.

Además, simplemente se trata de un pequeño inconveniente temporal que se superará de forma muy sencilla. Esperamos haberte ayudado a descubrir algunas nuevas formas de lograr que todos paséis una noche tranquila.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad