Publicidad

Acróbata se cuelga por la boca de un helicóptero sobre el Niágara

La intrépida madre de tres niños, acostumbrada a acrobacias espectaculares, festejaba así el quinto aniversario de otra hazaña lograda por su marido

Suspendida de un cable sobre las cataratas del Niágara y unida a un helicóptero por los dientes: es la nueva hazaña digna del Guinness realizada el jueves por Erendira Wallenda, integrante de una célebre familia de funámbulos, ante cientos de espectadores del lado canadiense y estadounidense.

La intrépida madre de tres niños, acostumbrada a acrobacias espectaculares, festejaba así el quinto aniversario de otra hazaña lograda por su marido, Nik Wallenda: atravesar las famosas cataratas en la frontera entre Canadá y Estados Unidos caminando sobre un cable ante las cámaras de televisión.

Fue él quien supervisó desde el helicóptero la actuación de Erendira, ataviada con un traje negro. Ambos estadounidenses vienen de familias de artistas de circo.

Después de realizar algunas acrobacias en un aro colgado también del helicóptero, Erendira estuvo dos veces, durante diez segundos cada vez, colgada por la boca a unos 90 metros sobre el agua, con una cuerda agarrada a su cintura como toda medida de seguridad para cumplir la ley del Estado de Nueva York.

Con ello registró, un nuevo récord de altura para el libro Guinness, superando la marca de su marido, que estuvo colgado de la boca unos 75 metros por encima de un parque de diversiones de Estados Unidos en 2011.

De vuelta en tierra firme después de una actuación de poco menos de 10 minutos, Erendira Wallenda dijo que no había oído nada de la música que había elegido para escuchar durante todo el ejercicio.

«Hice como si hubiera estado en el entrenamiento en mi jardín, y me sentí lo suficientemente bien como para colgarme una segunda vez de la boca», afirmó, citada por medios locales estadounidenses.

 

Loading...


Acerca del Autor

María Díaz

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad