Publicidad

Conozca la insólita campaña electoral australiana

"Australia a la venta"

Un vídeo donde un candidato independiente elimina a tiros a sus rivales políticos es un ejemplo de las insólitas campañas electorales de los comicios generales que Australia celebra este sábado.

El diputado Bob Katter, conocido por sus excentricidades, aparece junto a dos personas ataviadas con las camisetas de los principales partidos australianos mientras, plantado en mitad del desierto, un cartel reza: «Australia a la venta».

En la siguiente imagen, Katter sopla el humo que asoma por el cañón de su pistola, con los otros dos figurantes tirados en el suelo y en el letrero escrito un rotundo «no».

El vídeo, publicado a mediados de junio en internet, causó revuelo entre los candidatos de la gobernante coalición Liberal-Nacional y del Partido Laborista, las dos únicas formaciones con opciones de formar gobierno.

«Es un desprecio total a la pérdida de vidas, como las que vimos recientemente en Orlando», señaló Carl Katter, hermanastro gay del polémico diputado protagonista de la campaña, al referirse a la matanza ocurrida en una discoteca de Estados Unidos.

Durante la larga campaña que se inició a principios de mayo cuando el primer ministro, Malcom Turnbull, anunció la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas para romper el bloqueo político que ha obstaculizado su administración, han sido numerosos los deslices.

El ministro de Finanzas australiano, Mathias Corrman, alabó por equivocación al líder de la oposición, el laborista Bill Shorten, durante una rueda de prensa.

Corrman pronunció en repetidas ocasiones el nombre del opositor en lugar del líder de la coalición gobernante; le calificó de «atento» y destacó su plan económico.

Otra campaña de la coalición que provocó una catarata de burlas en las redes sociales fue la protagonizada por un trabajador de la construcción defendiendo las propuestas liberales y donde se acusa al líder laborista de querer «ir a la guerra» contra la inversión bancaria y minera.

«¿Es un Rolex el que usa?» o «soy solo un tío al que le gustan las cervezas, las apuestas y un portafolio diversificado», fueron algunas de las mofas contra la propaganda, calificada por muchos electores como distante de la realidad.

Entre los laboristas, quienes perdieron los últimos comicios en 2013, destaca la renuncia del candidato Christian Kunde después de que el diario «The Daily Telegraph» recordara una charla en la Universidad de Sídney donde relacionó la homosexualidad con el incesto.

El candidato liberal Daniel Parasiliti también tuvo problemas con la hemeroteca, al situar de nuevo en la primera plana unos comentarios proferidos en 2013 y considerados sexistas contra la actriz Kristen Bell, así como otras opiniones publicadas en su perfil de Facebook denunciadas por ser ofensivas contra las mujeres.

Pauline Hanson, candidata catalogada como xenófoba por sus ideales, defendió durante el periodo electoral una salida de tono del presentador televisivo Eddie McGuire, que ofrecía una alta cantidad de dinero a quien ahogara a una compañera de profesión.

Un total de 1.625 candidatos de numerosos partidos y formaciones políticas se presentarán a los comicios que se celebrarán el 2 de julio, donde la coalición gobernante parte con una ligera ventaja sobre los laboristas, según las últimas encuestas.

Loading...


Acerca del Autor

Katherine Dona Cumana

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad