Publicidad

Whiplash: la baqueta «metálica»

Sencillamente un film ¡perfecto!

¡Perfecto!, un film sencillamente perfecto. Whiplash es el gran contendiente a vencer en esta entrega de los premios Oscar, en la categoría Mejor Película.

Whiplash es una de esas películas que se te quedan tatuadas en la memoria y que no puedes desprenderla de tus sentidos, especialmente el auditivo que te estimula desde la primera escena hasta el cierre del film.

Ruda, sensacionalista, atrevida, irreverente, efervescente y violenta, ciertamente violenta. Un film que trata sobre la dedicación, y muchas veces humillación, para cristalizar las metas. De hecho, en un punto nos recordó a «El Cisne Negro» (Aronosky 2010) que es una oda a la degradación humana, pero Whiplash es la muestra de una obsesión enfermiza, aunada a la «tiranía» de un instructor que con «mano de hierro» lleva a sus estudiantes a una catarsis musical mediante la violencia, no sólo física sino mental.

Otra, odiosa, comparación con un film de culto cómo lo es «Full Metal Jacket» (La Chaqueta Metálica, de Stanley Kubrick) y es que Fletcher (el instructor, interpretado por J. K. Simmons) tiene esa dantesca habilidad para destruir la psiquis de sus estudiantes, tal como lo hacía el Sargento Hartman.

Esta no es la primera vez que vemos al cine justificando cualquier comportamiento social psicótico en aras del triunfo y de la excelencia artística, aunque ello contribuya a la destrucción del ser humano y su entorno. Miles Teller (Andrew) (nombre real del protagonista), no obstante, aporta un vigor y una espectacularidad, tal vez, excesiva, pero que funciona perfectamente como amplificación de este tipo de conductas extremas.

La banda sonora al igual que la película es sin desperdicio, con un cierre exótico. Una atracción que va de lo oscuro a la luz en una suerte de exorcismo para alejar a los demonios que se alimentaron de sangre, violencia y sudor. Ese eterno debate entre dejarse seducir por alguien que ha vendido su alma al diablo, pero que lo acepta como algo irremediable y que además merece la pena.

https://www.youtube.com/watch?v=KWKv9Nc0HBI

Loading...


Acerca del Autor

Ángel Medina

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad