Publicidad

Ides Kihlen: la mujer que a los 100 años pinta con pasión

Se mantiene activa y con el talento intacto para tomar cada día sus pinceles. ¿Cuál es su fórmula?

El documento de identidad de Ides Kihlen asegura que nació en julio de 1917 y sin embargo, nada en ella parece indicar que tiene cien años:

Pues ella ríe con la inocencia de una niña, habla con el ímpetu de una joven, pinta con la madurez de una mujer adulta y responde con la sabiduría de aquellos que vivieron mucho y disfrutaron todo, ademas sin mezquindades, ella revela el secreto: “Vivo con libertad, la edad no me preocupa para nada. Tuve una infancia muy buena con padres muy amorosos. Soy una mujer muy feliz que no pierde su tiempo en pensar en cosas que no me gustan o angustian”.

 
Foto: Florencia Cosin

Ides vive en un edificio a unas cuadras del Museo Nacional de Bellas Artes, en el pallier un cuadro pintado por ella, bello y subyugante, anuncia que allí vive y crea la artista. En su departamento, lo primero que impacta es un piano de cola y, desparramados por el living, en el suelo o sobre la mesa, hay lienzos con obras terminadas o a medio terminar, pinceles, espátulas y bastidores. Cuando aparece, se la ve pequeña, pero su presencia es inmensa. Quizá sea por su mirada vivaz, por su vincha moderna, por sus chatitas doradas, por sus anteojos de diseño o por todo eso en conjunto.

Todos los días se levanta temprano porque le encanta ver el amanecer aunque sea entre el cemento y en medio de la ciudad. Luego desayuna austeramente, un poco de café con leche, alguna galletita. Hasta hace poco pintaba sentada en el suelo, ahora se apoya en mesas o caballetes porque dos años atrás se fracturó. Esto provocó un acontecimiento extraño en su vida: visitó un médico. Es que ella no solo desafía el tiempo, también a los manuales de Medicina. No va a ningún especialista porque no los necesita, no toma un solo remedio y jamás hizo terapia.

Foto: Florencia Cosin

PINTAR POR PLACER

Ides tomó los pinceles cuando era una niña y desde entonces no recuerda un solo día en el que no lo haya hecho. “El arte me absorbe. Cuando creo, ni siquiera escucho música para no confundirme y puedo estar más de doce horas trabajando. Pinto por el placer de pintar”, sostiene y es absolutamente cierto porque durante años solo su familia y sus amigos conocían su arte. Cuando uno le pregunta quiénes eran esos amigos, su enumeración deja sin respiro porque aparecen desde Juan Domingo Perón y Eva con los que compartió eventos, aunque jamás fue peronista, hasta Julio Le Parc y Quinquela Martín que la condecoró con la Orden del Tornillo, la distinción que el pintor entregaba a todos aquellos “cultores de la Verdad, el Bien y la Belleza”.

“Mi madre me previno que si quería dedicarme al arte debía hacerlo bien, así que estudié en la Escuela Nacional de Bellas Artes y también en el Conservatorio Nacional de Música”. Era frecuente que muchos de sus excompañeros del Teatro Colón se dieran una vuelta por su casa para practicar sus partituras porque ella también es concertista de piano.

LIBRE, ANTE TODO

De los cien años que cumplió en julio, Ides estuvo casada diecisiete con un hombre que era “militar por tradición familiar más que por elección”. Al principio salían juntos, iban al Teatro Colón todos los domingos, pero luego él comenzó a salir solo. “Yo prefería quedarme pintando. Llegaba a cualquier hora y yo no le decía nada. Estaba en la mía y él, en la suya”, confiesa. Hasta que un día el marido se enamoró de otra mujer aunque igual le propuso quedarse si ella se lo pedía. “Mejor, andate”, fue su respuesta y jamás volvió a casarse. “A un hombre hay que atenderlo, hay que ocuparse. Yo me sentía libre sin uno al lado. No es que me molesten, pero ocupan lugar”. Con su marido tuvo a Ingrid y Silvia, sus hijas, y lo único que, reconoce, ama más que a sus pinturas.

Foto: Florencia Cosin

Se separó pero nunca estuvo sola porque tal como ella lo define “tenía una vida social muy rica”. En su casa siempre había artistas, amigos y siguió asistiendo a clases con distintos maestros como Vicente Puig, Juan Batlle Planas y Emilio Pettoruti. También se dedicó a viajar por Europa sin compañía para disfrutar museos y muestras. Así transcurrió su vida, sus hijas crecieron y se casaron mientras sus cuadros seguían circulando siempre entre familiares y amigos.

PRIMERA MUESTRA, A LOS 85

En 2002 un galerista fue a su departamento a tasar un cuadro de Fernando Fader y quedó cautivado con las creaciones de esa mujer de 85 años. Con esfuerzo logró convencerla para exponer en arteBA y el éxito fue total. Luego, vinieron otras exposiciones en varias galerías y en distintos museos como el de Artes Decorativas, el Macla de La Plata, el Caraffa de Córdoba; en el exterior, en Italia y Estados Unidos y hasta una estampilla alusiva en una edición especial del correo. ¿Por qué la descubrieron tan tarde? “Nunca me gustó figurar. Me gustaba trabajar sola, encerrarme y pintar. Además tenía la opinión de mis maestros. A Vicente Puig lo que yo hacía le encantaba. A Kemble también. Él me insistió mucho para que yo expusiera, pero no le hice caso. Yo estaba cómoda pintando, no quería ser una artista”. Aunque tardó en exponer, admite que hoy vive una época muy feliz por tanto reconocimiento.

Cuando llega la noche es el momento de dejar descansar los pinceles. Entonces, se sienta a mirar televisión, sus programas favoritos son los políticos “quiero saber todo, me interesa conocer qué es lo que pasa y en qué mundo vivo”. Dice que le gustaría tener más tiempo para dedicarse a escribir y seguir aprendiendo. Su filosofía: “Comer poco, hacer lo que me gusta, tomar el amor con pinzas y todas las noches beber una copa de Champagne”. Basta conocerla para saber que su fórmula funciona. Así, vale la pena vivir cien años..



Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Agregar comentarios

Haz click aquí para agregar un comentario

Publicidad

Publicidad

Publicidad