Publicidad

El cuidado de los detalles

Si en nuestra sociedad existe algo que guste se tenga la edad que se tenga, son las celebraciones. En nuestra cultura actual, todo está rodeado de festividades y celebraciones de una u otra manera. Y cada cual lo hace con su estilo propio.

 

Y es que no hay una única manera de demostrar que se está festejando algo. Hay quien celebra un acontecimiento importante para él o para ella organizando una barbacoa, y quien lo hace preparando una tarta decorada con mucho cuidado y dedicación. Cada persona, tiene su manera de hacerlo. Aunque algunas sean más frecuentes que otras.

 

La comida como método de celebración

 

Existe algo que es común a cualquier cultura o época y que jamás pasará de moda. Las comidas o cenas como método tradicional para festejar un acontecimiento que sea importante.

 

Esto es especialmente notable en nuestra cultura, donde la comida tiene un arraigo quizá si cabe más profundo que en otros lugares. Lo que ha llevado a desarrollar toda una industria alrededor de los eventos importantes que deseamos recordar y disfrutar en grupo.

 

Un ejemplo de esto ya mencionado son las grandes reuniones de grupos de amistades y conocidos a la hora de hacer una barbacoa. La comida y la bebida, acompañadas de un buen día, son el centro sobre el que gira el resto del evento. En este caso, de una manera muy simple y sin necesidades de cuidar los detalles de los platos más allá de lo necesario que sea evitar que se queme la misma en la brasa.

 

Tartas y postres ganan protagonismo

 

Pero aparte de este tipo de celebraciones al aire libre, existen otras alternativas que tienen también una gran aceptación y que han visto un boom en los últimos años. Algo tan tradicional como las tartas y los postres, han empezado a ganar seguidores y seguidoras al tiempo. Al mismo tiempo que se ha ido aumentando el grado de complejidad y de trabajo que llevan su preparación en algunos casos.

 

Este aumento de su popularidad puede achacarse a la creación de distintos reality shows en televisión que han hecho que el interés de los espectadores por este tipo de pasteles, tartas o magdalenas crezca considerablemente.

 

Lo que también ha provocado directamente un aumento importante del número de personas interesadas en buscar figuras de decoración para poner en las tartas como elemento de decoración final y de utensilios destinados a la repostería profesional. Y ahora también para la repostería casera.

 

Esto ha supuesto un incremento inesperado hace años en aquellos negocios destinados a la venta de tartas personalizadas y a medida del cliente ya que disponen de una mayor visibilidad que en el pasado.

 

Mientras que de una parte, supone esa mejora financiera, por otro lado esto también supone un gran desafío para esta clase de negocios familiares. Puesto que parte de esa gente interesada en las tartas o pasteles modernos, querrán hacerlos por su propia cuenta y riesgo debido al desafío que supone intentar imitar en casa los programas de referencia de la televisión.

 

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad