Publicidad

Así vive Érika De La Vega todo lo que está pasado a raíz del COVID-19

No todos se han tomado esto del coronavirus tan ligero, pues a muchos les surge la incertidumbre del rumbo que la pandemia seguirá tomando; una de ellas es la presentadora venezolana Érika De La Vega, quien admitió que está sufriendo de insomnio por lo mismo.

En redes sociales, la también locutora relató cómo son sus noches desde que el COVID-19 se volvió global y el nivel de preocupación, además de la angustia que la agobia.

«Ayer me dormí a las 3am, no podía parar de leer noticias sobre el coronavirus.
Lo más irónico es que entre tantas cosas que leí, sugerían que para fortalecer el sistema inmunológico había que dormir 8 horas», dice parte del mensaje que publicó en Instagram.

 

Para calmar la ansiedad, la protagonista de Érika tipo 11, dijo que «amargada, con muy pocas ganas de hacerlo» y todo, decidió realizar una rutina de ejercicios con la intención de distraer su mente.

«Amanecí sin entusiasmo, sin energía, sin felicidad, sin optimismo pero si no empezaba a correr, TODO se iba a poner peor (de palo es pinocho)», detalla la comediante en otro fragmento del post.

Sin embargo, De La Vega invita a sus seguidores a cultivar la mente con otros temas también, porque de lo contrario «perderían el eje (…) no es fácil, nadie dijo que lo era», concluyó la reflexión.

 

View this post on Instagram

Ayer me dormí a las 3am, no podía parar de leer noticias sobre el coronavirus. Lo más irónico es que entre tantas cosas que leí, sugerían que para fortalecer el sistema inmunológico había que dormir 8 horas😿 ¿Quién puede dormir tantas horas hoy en día sin levantarse de un susto de preocupación? Sonó el despertador y lo apagué con toda la intención de quedarme ahí el día entero. Vivir en este loop diario me desinfló. Sin embargo me paré. Me preparé un café, respiré y agradecí al universo por las cosas que tengo. Y nada sirvió. La angustia decidió acompañarme hoy. Se fue conmigo hasta el closet y me vio ponerme las licras y los zapatos de goma. Las dos estábamos confundidas, porque yo no tenía ganas de hacer ejercicio, ni de ponerme creativa, ni de poner música, ni escribir, ni llamar amigos. nada. Me subí en la corredora. A M A R G A D A. Ya yo había decidido que este día lo iba a vivir al revés para hundirme en la preocupación por el futuro, en los pagos, en los proyectos que no se pudieron dar. Amanecí sin entusiasmo, sin energía, sin felicidad, sin optimismo pero si no empezaba a correr, TODO se iba a poner peor (de palo es pinocho). Después de 45min corriendo, sigo angustiada (y sin abdominales) pero mentalmente mejor ubicada. Hay que anclarse más que nunca en las prácticas que nos ayuden a no perder el eje. No es fácil. Nadie dijo que lo era. Feliz día 💪🏻 ¿Qué te ayuda a no perderla? #DePaloEsPinocho

A post shared by Erika De La Vega (@erikadlvoficial) on

 

 

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad