Publicidad

Sierra Verde, la paradisíaca hacienda-spa de Bejuma

En este maravilloso destino los visitantes pueden pasear a caballo, bañarse en jacuzzis naturales y darse un relajante masaje

Hugo García Botero encontró en un espacio escondido en Bejuma. Una hacienda cafetalera que conservaba su vegetación casi completamente virgen, tiempo después decidió convertirla en una posada.

Para llegar a Sierra Verde hay que salir de la carretera que pasa frente al poblado carabobeño por donde se encuentra la estación de servicio, el camino se hace angosto y hay que cruzar a la izquierda y a la derecha varias veces, hasta que al fin se llega a un modesto portón de madera que no demuestra para nada la belleza que se encuentra al recorrer unos cuantos metros.

García Botero es arquitecto y por eso se las ingenió perfectamente para construir la casa y sus caminerías. Ofrecen cinco cabañas, todas con distintos nombres –Casa del Mirador, Casa del Patio del Café, Ático de Juliana, Casa de los Abuelos y Chalet– todas con las mismas comodidades.

Hay senderos que llegan hasta los pozos y cascadas y allí, camillas donde los visitantes pueden disfrutar de relajantes masajes. Sierra Verde también es un spa, sobre la quebrada nace una especie de puente y sobre este se realizan las terapias con la naturaleza de fondo.

La capacidad de Sierra Verde alcanza las 18 personas y las cabañas cuentan con lencería y cocina por si los huéspedes desean cocinar pero también cuenta con un restaurante.

hacienda1 hacienda2 hacienda3 hacienda4 hacienda5 hacienda6

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad