Publicidad

Ventajas de ir al gimnasio

Activarse mediante  ejercicios en un gimnasio, con actividades físicas planificadas para renovar tus fuerzas físicas y espirituales, es tan saludable como realizar sabrosas caminatas por senderos en parques y montañas o practicar otro tipo de deportes. También es la mejor decisión que puedes tomar para descansar del lastre de las ciudades de concreto, deshumanizadas por no tener suficientes áreas verdes para poder mantenernos en contacto con la naturaleza.

Ir al gimnasio es la forma de mantener la salud en esta era moderna mecanizada, controlada por el tic tac del reloj, para poder cumplir con el estresante horario al que la gente está sometida.  A esto se le suma el abominable congestionamiento del tránsito en avenidas, metros, trenes y todo tipo de medios de transporte.

Por eso mantenerse en forma es muy importante y es lo mejor que puedes hacer para llevar una vida más saludable, asistir a  un gimnasio con una bien estudiada planificación de días, horas y tipo de ejercicios que podrás ir seleccionando y ejecutando a medida de que vayas quemando etapas.

Algo muy importante a tener en cuenta es que tienes que ir adecuando el tipo de ejercicio que vayas ameritando, de acuerdo a tus necesidades físicas, orgánicas, mentales y espirituales. Los ejercicios inicialmente deben ser muy sencillos, luego, al ir escalando en dificultad y tiempo, a medida que tu organismo vaya estabilizando su funcionamiento con las prácticas en el gimnasio y vayas sintiéndote con más energía, podrás ir quemando etapas.

Ir a un gimnasio por primera vez te presentará un panorama nuevo, un mundo cargado de tecnología especializada en trabajar el cuerpo humano, que te impactará por lo novedoso y variado. Entrar en este nuevo mundo del gimnasio puede ser un poco inquietante  la primera vez, y tal vez te produzca un poco de ansiedad por todas esas máquinas y esa gente que parece estar tan en forma y feliz con su cuerpo, ¡Pero no te dejes intimidar! Sin darte cuenta, en el corto plazo, serás uno más que disfruta ejercitando su cuerpo y fortaleciendo su espíritu.

 

.Por medio de estudiados grupos de rutina de ejercicios se van nivelando tus deficiencias orgánicas, activando músculos que ameriten un mejor desarrollo y funcionalidad para mantener activa tu circulación, tu sistema endocrino, neurológico, todo tu ser. Es reparar los motores de la vida, rejuvenecer a nuestro cuerpo y nuestra mente.

¿Qué hacer para que la selección del gimnasio cumpla las expectativas que esperamos en cuanto a las necesidades neuromotoras y  psicofísicas que requerimos renovar y fortalecer?

Esta es una pequeña guía para orientarte en este mundo nuevo en el que relajarte y desconectar mentalmente al salir del trabajo, aprovechando al mismo tiempo para bajar de peso, subir de peso o aumentar la  musculatura.

Veamos estos tips  para empezar con buen pié en un gimnasio:

  • Analizar qué buscas mejorar en un gimnasio

Prioriza cuáles son los objetivos que quieres conseguir. Con ellos  podrás medir tus progresos, o que los técnicos puedan ayudarte. Tienes que saber si deseas entrenar para bajar de peso, para ganarlo, o para tener más musculatura.

Para perder peso,se recomienda hacer ejercicios aeróbicos que hagan trabajar a tu sistema respiratorio.

Si lo que quieres es fortalecer más tu cuerpo, tendrás que trabajar la masa muscular y combinar esto con ejercicios aeróbicos para eliminar la grasa sobrante.

Quizás sólo quieras desestresarte y desconectarte de la máquina demoledora de la tecnología moderna que nos avasalla, lo importante es que tengas claros tus objetivos y que seas realista y consecuente.

  • Atiende los consejos de un profesional

Aunque en muchos gimnasios verás a gente que entrena sola, esto no es recomendable, sobre todo si es la primera vez.

Busca la experiencia de un instructor, porque es el más capacitado para elaborar un plan de entrenamiento adaptado a tus necesidades.

Es un error no dejarte guiar por un instructor. Un entrenador personal te enseñará a diseñar las rutinas y a ejecutar bien los ejercicios, entre otras cosas.

También te ayudará a mantener un buen nivel de motivación, algo muy importante para tener éxito en la aventura del gimnasio.

Claro que no siempre es posible. Sin embargo, muchos gimnasios ofrecen ayuda en este sentido cuando te matriculas la primera vez.

  • Revisa tu plan alimenticio y actualiza tu dieta

Los expertos están de acuerdo en que el éxito del ejercicio depende en gran medida de acompañarlo de una buena dieta, de una buena desintoxicación del organismo.

«Según nuestros expertos en Fitness, una buena alimentación supone más del 90% de éxito de un programa para mejorar el estado físico, el otro 10% incluye

  1. entrenar,
  2. tomar mucha agua y
  3. dormir por lo menos de 7 a 8 horas».

Se debe buscar la ayuda de un nutricionista o de un médico experto para que establezcan unas pautas de alimentación adecuadas a la actividad.

Es importante una dieta:

  • con ingesta mayoritaria de proteínas,
  • moderada de carbohidratos y
  • baja en grasas.

Así, lograrás un mejor rendimiento.

  • Equípate bien para ir al gimnasio

Es aconsejable ir bien equipado al gimnasio:

  • Llevar una toalla para secarte el sudor y no molestar al resto de los usuarios.

Aprende a desarrollar cultura del Gimnasio:

  • esperar tu turno
  • no descansar en la máquina,
  • luego de terminar tu ejercicio debes ceder la máquina o la pesa, así no frenas el trabajo muscular de los demás usuarios.

También es importante llevar agua, para hidratarte durante el ejercicio, debes beber aunque no tengas sed. 

Debes usar ropa cómoda y adecuada, que te permita ejecutar correctamente y sin limitación cada movimiento de tu rutina.

Dicen nuestros expertos que es muy recomendable llevar un pulsímetro que indique en cada momento la frecuencia cardíaca a la que te estás entrenando», así sabrás con certeza cómo va respondiendo tu cuerpo frente a cada ejercicio y cuántas calorías puedes quemar durante tu sesión de entrenamiento

Si no tienes claro qué ropa debes ponerte, pídele consejo al instructor

  • Calienta y estira

Saber calentar y estirar es imprescindible para evitar lesiones y para rendir al máximo.

Estirar al acabar el entrenamiento es importante para mejorar la circulación sanguínea, evitar las incómodas agujetas posteriores al esfuerzo y también lesiones a largo plazo

Recupera tu cuerpo de cada sesión de entrenamiento durante 24h o 48h,  dependiendo de la sección del cuerpo que hayas ejecutado, es decir:

  •  un día trabajas músculos grandes (piernas)
  • al día siguiente parte posterior del cuerpo (brazos) sin repetir el músculo trabajado el día anterior, etc

Espero estos pequeños tips te resulten y disfrutes al máximo tu primera experiencia en el Gimnasio…

¿Qué beneficios obtienes al ir a un gimnasio? 

Con sólo 30 minutos al día puedes mejorar visiblemente tu salud física y mental.

  • Primeramente estas sesiones de ejercicios en un gimnasio te aseguran una gran quema de calorías y pérdida de grasa y, además, son una estupenda forma de aprovechar el tiempo al máximo, ya que te sometes a 30, 45 o 50 minutos de un entrenamiento en grupo y dirigido, donde los descansos son pocos y rápidos.
  • Favorece el aumento de la potencia cerebral, al oxigenar tu circulación con los ejercicios.
  • Incrementa la autoestima personal por mejorar la imagen personal: conseguirás verte mejor.
  • Favorece la producción de la hormona del crecimiento HGH.
  • Aumenta la serotonina.
  • Incrementa o mantiene la densidad ósea.
  • Mejora la resistencia a la insulina.
  • Reduce la depresión tanto por el cambio de ambiente como por la mejoría personal: El entrenamiento te hará olvidarte de tus problemas personales y laborales.
  • Mejora la postura corporal y aumenta la masa muscular.
  • Aumenta la flexibilidad muscular y articular, la movilidad de las articulaciones..
  • Mejora el sistema respiratorio, se controla el asma bronquial.
  • Se baja de peso y mejora la digestión.
  • Disminuye el riesgo cardíaco porque baja el colesterol en sangre. También baja la presión arterial y se reducen las posibilidades de tener un infarto, una muerte súbita o la insuficiencia cardíaca.
  • Se estimula la inmunidad.
  • Previene el Diabetes y el ACV.
  • Mejora la circulación sanguínea que lleva los iones de calcio y previene la osteoporosis y la osteopenia.
  • Mejora la coordinación: la repetición de un movimiento específico manteniendo la postura idónea puede ayudar a que coordines mejor otros movimientos en tu vida diaria.
  • Desarrolla la fuerza y la resistencia: Al aumentar los ejercicios, tu fuerza y tu resistencia evolucionarán a pasos agigantados.
  • Incrementa tu flexibilidad: El esfuerzo flexibiliza, al estirar los músculos antes y después de cada entrenamiento.
  • Aumenta la memoria: Se produce al llevar la cuenta de las repeticiones y las series que se hacen.
  • Aumentará tu interés por una sana alimentación.
  • Gana disciplina: Una rutina de ir al gimnasio requiere que seas disciplinado y constante a la hora de entrenar, estos buenos hábitos mejorarán el resto de tareas rutinarias del trabajo o los estudios.
  • Ayuda a socializar: en el gimnasio puedes hacer nuevos amigos, con tus mismos gustos.
  • Hacer ejercicio nos hace sentir bien.

Las rutinas de ejercicios deben establecer unos días de entrenamiento y horas de dedicación fijas para la práctica.

Es importante destacar que las rutinas de ejercicios se deben acompañar con 7 u 8 horas de descanso y un cambio de vida que incluya una alimentación sana con una dieta, de ser posible recomendada por un nutricionista.

Las rutinas de ejercicios para gimnasio (cardio, musculacion, abdominales, aeróbico…)  tendrán una estructura parecida que dividirá el entrenamiento en 3 bloques:

  1. calentamiento, para activar el organismo
  2. parte central y realización de ejercicios determinados acorde con tus objetivos principales.
  3. estiramientos para relajar el cuerpo y recuperarte post-entreno

Se pueden practicar:

  • Ejercicios de Bíceps
  • Ejercicios de Triceps
  • Ejercicios de Pecho
  • Ejercicios de Abdominales
  • Ejercicios de Piernas
  • Ejercicios de Glúteos
  • Ejercicios de Espalda
  • Ejercicios de Hombros
  • Ejercicios de Antebrazos, entre otros.

 

¿Cuántos tipos de rutinas de entrenamiento existen?

Entre ellas están el ganar o perder músculo, perder grasa, perder peso, tonificar, aumentar la fuerza, etc. distintas según cuáles sean nuestros objetivos.

  1. Rutinas para construir músculo

Es una rutina de entrenamiento que se centra en la sala de máquinas con pesas, mancuernas, pesas rusas y otras para trabajar todos los grupos musculares.

Levantar bastante peso en menos repeticiones con un esfuerzo alto desarrolla el músculo más rápido. Lo ideal es terminar cada sesión con al menos diez minutos de cardio corriendo en cinta, elíptica o en la bicicleta estática.

  1. Rutinas para perder grasa

Se recomiendan todas las clases a las que puedas asistir:  Extreme Shape, GAP, Body Pump y las más movidas como Body Combat o Body Attack.

  1. Rutinas para ganar músculo

Muchas personas son demasiado delgadas y buscan aumentar la masa muscular y tonificar el cuerpo con ejercicios para la espalda, las piernas, los brazos y el pecho. Es importante no caer en el peligro de engordar a base de alimentos con alto contenido en grasas que alteren el colesterol con todas sus contraindicaciones.

  1. Rutinas para perder peso

Si tu objetivo es perder peso, una combinación de entrenamientos de tipo cardiovascular con sesiones de fuerza será ideal. Empieza por el trabajo cardiovascular para empezar a sudar y poner en marcha la máquina. Pasadas unas pocas semanas, empieza con el entrenamiento de fuerza que te ayudará a mantener tu cuerpo en su sitio, perdiendo grasa y reduciendo la piel de una forma natural.

De lo contrario, imagina que sólo haces cardio, te puedes encontrar con una gran pérdida de peso que, al no haber sido tonificada con entrenamiento de fuerza, ha provocado un aspecto colgandero de la piel sobrante, cuidado con esto.

  1. Para mejorar el rendimiento

Se puede practicar el  High Intensity Interval Training, se trata de clases breves, de media hora en las que se emplea mucha intensidad en ejercicios que requieren tu 100% de esfuerzo.

Como habrás observado, se pueden realizar tipos de entrenamiento distinto. Lo importante es ser orientado por un profesional o entrenador personal para conseguir tus objetivos, por lo que lo ideal es ir al gimnasio.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad