Publicidad

La piel no quiere lácteos

Existen patologías e imperfecciones cutáneas que aumentan o disminuyen según lo que se ingiere

Más allá de los productos cosméticos, hay otro factor que influye de manera relevante en el estado de la piel: la alimentación.

Existen patologías e imperfecciones cutáneas que aumentan o disminuyen según lo que se ingiere. Hay algunos alimentos que tu piel no quiere que comas. O, por lo menos, no todos los días.

Ciertamente, los lácteos son un alimento fundamental al que no hay que renunciar, pero su abuso podría suponer un riesgo para aquellos que están afectados por determinadas enfermedades de la piel, como acné, dermatitis o psoriasis, y empeorar su situación.

La dermatóloga italiana Caterina Chiarini en el libro ‘Cibi..a fior di pelle’ (‘Comidas… a flor de piel’) explica la influencia de la alimentación sobre las patologías de la dermis:

Según la experta, consumir demasiados productos lácteos condiciona la producción de algunas proteínas y ácidos que favorecen la producción de acné.

Tal enfermedad inflamatoria generada en la piel se amplifica tanto por la concentración de hormonas presentes en este producto -como estrógenos y progestágenos-, como por el IGF-1, la insulina producida de forma natural en la leche de vaca.

A la luz de las nuevas investigaciones sobre dermis y alimentación, se ha descubierto que muchas enfermedades cutáneas pueden suavizarse mediante una dieta hipocalórica.

Además, según la opinión de Chiarini, la dieta mediterránea es «el mejor régimen nutricional para garantizar a la piel y a todo el organismo un buen estado de salud».

De hecho, no es una casualidad que esta dieta recibiera el reconocimiento de ‘patrimonio inmaterial de la humanidad’ conferido a nivel mundial por la UNESCO.

«La piel es un reflejo de la salud interior, así que para tener una piel sana debemos llevar una alimentación variada y equilibrada» declara a ZEN el director del Instituto de Dermatología Integral, Miguel Sánchez Viera.

Según el experto, las dietas ricas en grasas y lácteos suelen empeorar la dermatitis porque alteran el metabolismo lipídico que afecta a la grasa de la piel. Además, una dieta con muchas calorías daña a todos los que conviven todos los días con el problema de la psoriasis debido a que va a aumentar la producción de citoquinas y, por lo tanto, los mecanismos inflamatorios de la piel.

 

«Nada es mejor que añadir a la dieta algunas grasas insaturadas como aceite de oliva, salmón, frutos secos y aguacate para incrementar los beneficios que se pueden tener sobre nuestra piel», añade el doctor Viera. Además, «es conveniente evitar el alcohol, la cafeína y la teína en exceso para alejarse de la deshidratación», revela a ZEN la dietista nutricionista del centro Aleris, Carmelina Morencos.

La especialista explica el vínculo que hay entre alimentación y piel añadiendo que lo más importante para depurar la dermis es seguir una dieta «rica en frutas y verduras sin olvidar una suficiente ingesta de agua diaria».

Con información de El Mundo

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad