Publicidad

Báez a la derecha, en una foto de 2003 junto a su amigo el abogado Jesús Antonio Melo. Al fondo Antonio Rosales y Fanny, esposa del doctor Melo.

Covid 19 cobra la vida de un gran tachirense

El empresario Edgard Báez se dedicaba a las labores de filantropía con las que alcanzó mayor fama

Recientemente falleció, en San Cristóbal, Táchira, el empresario Edgar Báez, víctima de Covid 19.

 

Hasta el momento de su enfermedad, Báez estuvo al frente de su empresa Ferrer Express, un conglomerado de firmas dedicadas a la importación y exportación de piezas sanitarias y herramientas de ferretería.

 

Sus inicios se remontan a los años sesenta cuando el entonces joven tachirense era uno de los más destacados viajeros (ejecutivos de ventas que se movían por todo el país) representando la más importantes marcas.

 

Con mucho esfuerzo, Báez hizo de su trabajo una manera de vida e inició su propia empresa. En poco menos de veinte años consolidó una de las más grandes distribuidoras de productos ferreteros de la región andina.

 

Cuando sus hijos Fabricio e Iván se graduaron en la universidad, los incorporó al trabajo y con sus conocimientos lograron expandir la firma en ciudades como Miami y San José de Costa Rica.

 

A la par que crecía su prestigio empresarial, Báez se dedicaba a las labores de filantropía con las que alcanzó mayor fama. Sus aportes a las instituciones de ayuda a la infancia, personas mayores en situación de abandono, bibliotecas y escuelas tuvieron gran resonancia.

 

Como hombre de frontera, Báez estuvo siempre vigilante de la actividad comercial y el intercambio de bienes entre Colombia y Venezuela, que desde 1994 hasta 2001 se mantuvo entre los 1.600 y 2.500 millones de dólares.

 

Pero por sobre todas las cosas, Báez fue un insigne cultor de la bonhomía y la amistad. Tenía amigos en todos los estratos sociales y cuando alguno de ellos caía en desgracia, Báez era primero en presentarse con la ayuda que fuera necesaria.

 

En cierta ocasión, un grupo de amigos se fueron a la casa de campo de Josué Colmenares, empresario tachirense ligado al sector comercial. Era una modesta cabaña ubicada en lo alto de un cerro, en las inmediaciones de Palmira. Allí estaban todos reunidos esperando a que el chef Antonio Rosales diera los últimos toques a un hervido de gallina pica tierra. Todos eran hombres ya entrados en la madurez, realizados y exitosos.

 

Otros grandes amigos que hoy recuerdan a este entrañable empresario son Braulio Rodríguez, Víctor Rosales y Carlos Meza.

Báez de pie, en primer plano Farías y el coronel Hernández  y al fondo están Vidal, Josué Colmenares y Antonio Rosales

 

“Edgar fue para mí una persona muy especial con el que se podía contar en cualquier momento que uno lo necesitara”, dice ahora Colmenares y recuerda medio en broma la anécdota que ambos compartieron durante ese paseo.

 

“Quedó pendiente de madurar la idea de hacer la casa de ancianos de todos nosotros cuándo estuviéramos más viejitos para seguir con la guachafita  en el cerro”, dijo Colmenares.

 

La cultura y la filosofía, amén de las tesis económicas en boga, permitieron que Báez desarrollara modelos de inversión acordes a las pequeñas y medianas empresas. Su experiencia en ese campo era vasta y exitosa, por demás. Fue un pensador que propició el libre mercado y su visión lo llevó a vaticinar que la implementación del socialismo siglo XXI haría colapsar la economía venezolana.

 

En enero, Báez sucumbió a la pandemia y debió ser ingresado en uno de los más grandes centros hospitalarios privados de la región andina. Durante casi un mes batalló contra el virus hasta que sus fuerzas no pudieron resistir. En la madrugada del 8 de febrero pasó a formar parte de las estadísticas que daban cuenta de la muerte de más de dos millones de personas en el mundo, en un año.

 

Su legado y su imagen comenzarán a crecer a partir de ahora y las generaciones futuras sabrán reconocer y apreciar su trabajo. Paz a sus restos.

Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad