Publicidad

La familia Torbar y su compromiso con Venezuela

La familia Torbar ha demostrado un compromiso ineludible con Venezuela. El señor Esteban Torbar es un pionero en el desarrollo de la industria del turismo en Venezuela. Nació en Zagreb, Croacia, y fundó hace 60 años Turismo Maso, una agencia de viajes con una destacada trayectoria en el mercado venezolano. Se le puede describir como un fiel creyente en las potencialidades turísticas de Venezuela y en la importancia del compromiso social con los más necesitados. Sus hijos, Esteban Torbar Jr y Lara Torbar Ramírez, han ayudado a potenciar la obra de su padre.

Lara Torbar Ramírez y Esteban Torbar Jr

Lara Torbar Ramírez ha hecho parte de un equipo de trabajo multidisciplinario que ayudó en la ampliación de la compañía, en este caso ella contribuyó encargándose de procesos como la creación del departamento de satisfacción y bienestar del cliente, así como en el ámbito de Cuentas Corporativas, donde asumió como gerente durante 12 años. En su paso por la gerencia de valores organizacionales, se dedicó al fortalecimiento de la identidad y cultura empresarial. La señora Lara Torbar Ramírez, en su amplia experiencia dentro del sector, también ha ayudado desde  la Junta Directiva de Turismo Maso y de la Fundación Esteban Torbar con los procesos de toma de decisiones para múltiples proyectos de alto impacto.

Esteban Torbar Jr ha contribuido con el crecimiento del negocio, pero también a propagar y fortalecer la idea social de su padre a través de Eposak, un proyecto que se desprende de la Fundación Esteban Torbar. Esteban narró al medio El Estímulo cómo nació esta iniciativa de sus constantes visitas a Kamarata, una comunidad ubicada en la Gran Sabana que cuenta entre sus atractivos al Auyantepuy, montaña de la que desciende el famoso Salto Ángel, considerada la caída de agua más alta del mundo. Un día un indígena pemón se le acercó y le consultó si podría colaborarle para hacer una churuata. “Fue allí que empezamos a ver lo que se logra si juntamos a mucha gente para ayudar. Esa semilla se convirtió en algo que le ha dado mucho propósito y ha tenido un impacto importante en la gente de esa y otras comunidades”.

Kamarata es uno de los lugares más espectaculares que tiene Venezuela, pero los 3.000 indígenas que habitan allí padecen condiciones sociales muy precarias, sufren por falta de acceso a servicios públicos, problemas de alimentación y enfermedades debido a la minería ilegal que se lleva a cabo en las adyacencias de esa zona. Por tal motivo, el papel de Eposak ha sido sumamente importante, pues ha logrado a través del turismo sostenible brindar soluciones para comunidades que presentan dificultades estructurales como es el caso de Kamarata, pero también ha conectado a estas comunidades con otros actores a través de experiencias de viaje.

Eposak y su idea de transformación

El propósito de Eposak no es solo promocionar el destino y captar personas para que puedan conocerlo y de esa manera apoyar el desarrollo turístico del sector. La fundación apunta más allá, y busca sensibilizar a los visitantes con los problemas de las comunidades, se trata entonces de una inmersión completa, donde se comprende los fenómenos culturales, sociales y económicos que afectan la vida de las personas. Esta experiencia genera un impacto en dos dimensiones: lo primero es que la persona venzan ciertos prejuicios y comprende de manera más clara un conjunto de problemas que muchas veces son desconocidos, y lo segundo es que el visitante se sensibiliza y eso hace que quiera ayudar más al desarrollo de la localidad.

En este marco de acercar a las personas con las comunidades, se inscribe también un programa de voluntariado de Eposak. En este la hermana de Esteban, Lara Torbar, ha colaborado muy de cerca ayudando en el reclutamiento de voluntarios para el programa de Servicio Comunitario, el cual consiste reunir a un grupo de jóvenes voluntarios que quiere ayudar dentro de las comunidades que trabaja Eposak.  Su ayuda en las múltiples tareas que se requieren dentro de estas comunidades es de gran ayuda. Por ejemplo; como es el caso de Kamarata, ellos asisten con el fin de aprender un conjunto de destrezas como liderazgo y trabajo en equipo, al mismo tiempo en el que interactúan con entornos complejos como los que experimentados por los habitantes de estas localidades. Es así como a través de esta práctica se le brinda a cada joven una aproximación experiencial del mundo y se les ayuda con su crecimiento humano, este tipo de Programas son de gran orgullo para la señora  Lara Torbar y su familia.

De manera que mediante el servicio comunitario se logra que los jóvenes exploren, conecten y transformen. Es un proceso integral, donde no solo es conocer y sumergirse en una cultura distinta, sino también ayudar a que las comunidades puedan crecer y mejorar su organización. Lara Torbar es esposa del empresario venezolano Rómulo Lander Fonseca, quien también ha demostrado pasión por el mundo del turismo. Ambos son venezolanos que creen en la importancia de ofrecer oportunidades a quienes menos tienen, creen que solo de esa forma podrá construirse un país más justo.

El modelo que desarrolla Eposak busca la generación de valor compartido, pues no solo apunta a que los emprendedores turísticos se favorezcan, sino que estos puedan hacerlo al mismo tiempo en el que ayudan al fortalecimiento y avance de su entorno. Para ello la fundación ofrece capacitación a los emprendedores, y luego estos deben presentar un proyecto que beneficie a su comunidad y que cumpla con los estándares del turismo sostenible, es decir, de cuidado del medio ambiente.

 

 

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad