Publicidad

Ciclistas hacen carrera de obstáculos para sobrevivir en la Vuelta al Táchira

Huecos de diferentes tamaños, fallas de borde y caminos de tierra han producido caídas de los atletas. Ciclistas y directores técnicos que participan en el giro tachirense sostienen que el deterioro de las vías le ha quitado brillo a la competencia más importante de Venezuela

Huecos, desniveles, fallas de borde, áreas verdes descuidadas y falta de señalización es lo que abunda en las carreteras del estado Táchira, las cuales recibieron desde el pasado 12 de enero a 96 ciclistas participantes de la 55 edición de la Vuelta al Táchira en Bicicleta. Los pedalistas han tenido que sortear obstáculos para continuar en la carrera y, sobre todo, para garantizar su integridad física.

En al menos seis etapas de las ocho que culminan este domingo 19 de enero, entre cuatro y cinco ciclistas resultaron lesionados por caídas en huecos o al intentar esquivarlos. La altura de la vegetación y la ausencia de señales no los ayuda a observar el estado de la vía, carreteras caracterizadas por montañas y curvas.

Las consecuencias de las caídas han sido raspaduras y golpes, aparte de daños en las bicicletas cuyos arreglos son en dólares.

La gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez, había advertido el 20 de diciembre que el estado de la vialidad no garantizaba la integridad de los atletas, por lo que hizo un llamado al Ministerio del Deporte –encargado del evento ciclístico– y al Ministerio de Vialidad, para que realizaran un plan de asfaltado especial, lo cual no se hizo.

Según Gómez, el Gobierno nacional no le ha aprobado ninguno de los 248 proyectos presentados para mejorar las vías terrestres, además de que el Ministerio de Vialidad tampoco se ha encargado del mantenimiento de las carreteras y autopistas.

Entre 15 y 20 pinchazos

El mal estado de la vialidad tachirense ha llevado a que los ciclistas de los 11 equipos asistentes sufran entre 15 a 20 pinchazos diarios en sus ruedas, terminando algunos en caídas, según lo expresado por el director técnico del equipo Deportivo Táchira, Omar Pumar.

Durante la cuarta etapa fue testigo de la caída de varios corredores, porque los 135 kilómetros de recorrido tenían “cráteres”. “Hay reductores de velocidad que parecen camellos, huecos impresionantes, carreteras destapadas, sin señalización, sin ningún tipo de demarcación, un trabajo bastante complicado y peligroso”, expresó.

Jonathan Salinas fue campeón de la Vuelta al Táchira en el año 2017 y lleva 13 años participando en ella. Asegura que la edición 55 ha sido de las más difíciles por la cantidad de huecos. “Tanto los ciclistas como los vehículos hemos sufrido mucho por pinchazos, caídas. Cada corredor en esta vuelta ya lleva como 15 pinchazos, mucho material destruido y es costoso. Varios corredores han sufrido caídas y se han retirado como 20, porque si uno tiene una bicicleta personal se daña y no puede continuar en la carrera”, indicó.

Salinas corre con la bicicleta del Deportivo Táchira, pero solo cuenta con una. Dice que no hay de repuesto y que un vehículo de este tipo tiene un valor de 4.000 dólares.

La cuarta etapa de Coloncito a La Grita fue la más difícil para él, a pesar de haber quedado como líder. El trayecto de Michelena a Lobatera, en el quinto recorrido, lo consideró uno de los más peligrosos. Estima que un corredor pierde 10% de la fuerza esquivando baches.

Siente miedo por su integridad al iniciar las etapas, pues le tiene temor a sufrir alguna fractura.

Costos en dólares

Uno de los equipos con más caídas ha sido Lotería del Táchira. Su director técnico, Samuel Villamizar, precisó que en la cuarta etapa cinco de sus ciclistas terminaron en el suelo por caer en un hueco, lo que generó daños a las bicicletas: a una se le partió la horquilla que sostiene a la rueda delantera, su costo es de unos 1.500 dólares.

“Uno de ellos tiene lesiones en la cadera por escoriaciones y raspaduras por caer en huecos. Es difícil hacer ciclismo en Venezuela porque tenemos una situación de crisis en alimentación, en nutrición, y a esto se suma lo de las carreteras. Uno va preocupado porque van corriendo a riesgo los ciclistas, salen a jugarse la vida”, dijo.

Villamizar participó en siete vueltas al Táchira como corredor y lleva 18 años como director. Recuerda que por donde pasaba la vuelta arreglaban las vías, mientras que actualmente están en pésimas condiciones. “A veces es sólo echar un asfalto frío o caliente. Aquí como que se juega a destruir, a que todo esté malo o que el país pase vergüenza”.

Afirmó que los corredores compiten con miedo de tener una caída y sufrir una fractura o fisura, lo que califica de “otro rival”. Cree que si no se invierte en arreglos viales, el próximo año será imposible correr arriesgando la vida de los deportistas.

Resta concentración

Jackson Rodríguez del equipo Deportivo Táchira tiene 10 años participando en la carrera. Ha acudido a dos olimpiadas representando a Venezuela y a seis giros de Italia. Estar pendientes de los obstáculos en la vía le resta concentración, porque las carreteras “están demasiado dañadas”.

“La etapa más difícil fue la de La Tendida, huecos por todos lados. El mal estado interfiere en el recorrido porque siempre hay pinchazos, caídas, la baja de Michelena fue bastante peligrosa, hay que agarrarse muy bien porque hay demasiados baches”, expresó, al tiempo que relató que sufrió un pinchazo en la etapa de Rubio faltando vuelta y media para llegar a la meta.

Rodríguez recuerda la vuelta como un evento gigante, en el que participaban 160 corredores, de equipos provenientes de Rusia, Italia, Ecuador, Chile, Cuba, Colombia, entre otros, que decidieron no volver por la situación del país.

Por su parte, Carlos Galviz, quien tiene 13 años participando en el evento como ciclista, ha logrado ser campeón y ha acudido a competencias internacionales, con distintos equipos, hizo un llamado al gobierno para que invierta en las carreteras del Táchira, porque debido al mal estado tuvieron que disminuir las etapas de 15 a 8.

Indicó que el primer día cuando se desarrolló el circuito de Táriba–San Cristóbal, fue muy peligroso porque había muchos huecos. La cuarta etapa a la altura de Coloncito la considera una de las más difíciles por la cantidad de cráteres y rodadas registradas, al igual que la sexta etapa. «Se les pide que no dejen acabar nuestro estado, que le metan la mano a las vías, que traten de mantener nuestra ciudad limpia», dijo.

A punto de ser sancionados

Homero Duarte tiene 40 años cubriendo la Vuelta al Táchira como periodista deportivo y reportero gráfico. Manifestó que desde el nacimiento del evento en 1966 no se habían presentado vías en tan malas condiciones, pues a pesar de que algunos caminos de aquella época estaban abriéndose paso, otros estaban en óptimas condiciones.

“Las etapas con final en Pregonero y en otras poblaciones lejanas de la ciudad capital, parecían caminos de herradura, pero se utilizaba otra clase de bicicleta, otra clase de cauchos, eran muy gruesos. En la Vuelta al Táchira 2020 en su edición 55 es una pena ver las carreteras, nunca antes la vuelta había presentado carreteras en deplorables condiciones como ahora”.

Indicó que naciones como Ecuador y Costa Rica no quisieron asistir al evento, lo que casi termina siendo una sanción por parte de la Unión Ciclista Internacional (UCI) que exige para las pruebas de categoría 2.2 un mínimo de cinco países invitados además del anfitrión, lo que llevó a la Asociación Tachirense de Ciclismo a invitar a cuatro equipos colombianos, más uno italiano que ya había confirmado, para que la vuelta no fuera sancionada.

Duarte resaltó que por primera vez la Vuelta al Táchira se desarrolla un 99% en territorio andino, pues tan sólo salió de la jurisdicción en la segunda etapa cuando tocaron la ciudad de Santa Bárbara de Barinas, el resto de las etapas han sido en 22 de 29 municipios de la geografía regional.

Recordó que, por la Vuelta al Táchira, Venezuela organizó por primera vez un Campeonato Nacional de Ciclismo en 1977, al cual acudieron más de 70 países y ciclistas de renombre internacional.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad