Publicidad

René Solla: El Barsa y el Real Madrid ganan sus partidos a la espera de un clásico que podría definir la liga

Aumenta la ansiedad de cara al "clásico" español

Este fin de semana se disputó la vigésimo séptima jornada del fútbol español que nos deparó las victorias del FC Barcelona por 0 a 2 ante el Eibar, del Real Madrid por 2 a 0 ante el Levante y el empate entre el RCD Espanyol y el Atlético de Madrid a 0 (Los rojiblancos llevan 4 partidos oficiales seguidos sin marcar fuera de casa. Es su peor racha en 10 años: desde Abril/Mayo de 2005), que propició que perdieran la tercera plaza en beneficio del Valencia CF.

En el partido disputado en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid batió en una buena primera parte al Levante, con doblete de Gareth Bale (no lograba uno desde el 20 de septiembre de 2014 ante el Deportivo La Coruña en Riazor), quien se reencontró con el gol luego de 9 partidos sin anotar (la peor racha de su carrera. No marcaba desde el 24 de enero, de penalti ante el Córdoba) y cuya celebración de su primer tanto llamó poderosamente la atención al taparse los oídos y dar una patada al banderín de córner, molesto por los silbidos del público al inicio del partido, algo que no sucede en el fútbol inglés donde el galés jugó con la camiseta del Tottenham Hotspur.

En el conjunto merengue mejoró con la presencia en el once titular del croata Luka Modric al que el balón no le quema y, fruto de ello, le da muchas opciones a su equipo en la salida del mismo. Con la presencia del balcánico, Bale juega más liberado y puede demostrar todo su poder ofensivo y también libera al novel Lucas Silva, que se mostró más aplomado teniendo a su lado al número 19 merengue. En este partido cabe destacar el remate de Benzema (min 64), luego de un centro de Cristiano desde la derecha, donde el galo, tras quedársele atrás el balón, remató de espuela y el balón golpeó de forma violenta la escuadra. De haber marcado este gol el francés se hubiera hecho acreedor, casi con total seguridad, del gol del año y se hubiera hecho merecedor de los pañuelos blancos de la parroquia merengue.

Mención aparte merece la actuación de Cristiano Ronaldo. El lusitano se pasó todo el partido resoplando y abroncando a sus compañeros, con los brazos en jarra y pidiéndoles que apretaran al cuadro levantino. Reclamó como propios ambos tantos, aunque los goles fueron, indiscutiblemente, obra de Bale y se enfadó muchísimo cuando, tras asistencia de Benzema, disparó y el balón chocó en el palo de la portería defendida por Mariño (min 4).

Quizás, el portugués estaba tan ansioso por los 2 goles que había logrado en la víspera su rival Leo Messi, quien logró adelantarlo en su lucha por el pichichi, llegando a 32 tantos por 30 del 7 madridista. Sergio Ramos salió en defensa de su compañero al término del partido, al declarar: «Todo el mundo conocemos a Cris. Nadie lo va a cambiar. Su ADN, su forma de ser, es la que es. Acostumbra a meter 60 goles y si mete 40 se mosquea. Pero toda la rabia
es consigo mismo, no con los compañeros».

Por su parte, el FC Barcelona derrotó al Eibar en su visita a Ipurúa (su primera visita a este feudo. Es el campo número 326 en el que el club azulgrana juega un partido oficial), lo que le permite llegar al clásico del próximo domingo en el Camp Nou (3:30pm, hora venezolana) con un punto de ventaja sobre el Real Madrid (65 de los culés por 64 de los merengues). El Barcelona llevó el gobierno del partido en muchas fases del encuentro, con un 70% de posesión, aun cuando no se trató de su mejor puesta en escena.

Abrió la cuenta Lionel Messi desde los once pasos, tras una mano clara de Borja Ekiza (min 31), para más tarde poner el 0 a 2 (min 55), tras un saque de esquina cobrado al punto de penalti por Rakitic y cabeceado de forma magistral por Messi, quien se tiró en plancha picando el balón al suelo, lejos del alcance del cancerbero Jaime. Una forma de rematar del rosarino inusual, siendo su primer gol de cabeza en un remate de córner desde que debutó en la liga española. Con la derrota, el Eibar acumula 8 partidos consecutivos perdiendo y
ningún equipo se ha mantenido en primera división tras cosechar semejante registro.

Loading...


Acerca del Autor

Ángel Medina

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad