Publicidad

Tiburones maniató ofensiva larense

Los escualos le propinaron 4 arepas a los de Lara

Cualquier fanático desprevenido apostaría que Tiburones de La Guaira venció 4-0 este domingo por la tarde al Cardenales de Lara gracias al jonrón con dos en circulación de Brian Burgamy, pero si se hurga un poco en los números se constatará otra cosa. Hubo algo más.

Alexis Candelario se encaramó en la lomita de los escualos y fue un dictador desde el morrito, permitió dos hits a los locales y se agenció su segunda victoria de la temporada. El dominicano pone ahora su marca en 2-0 y se consolida en la rotación del mánager Buddy Bailey.

El quisqueyano comenzó tambaleante, permitió un triple de César Izturis y le dio una base por bolas a Rangel Ravelo en el primer inning, pero de allí en adelante, cuando ponchó a Carlos Rivero, retiró a 15 hombres de manera consecutiva y a 16 de los últimos 17 que enfrentó. La seguidilla se la detuvo Izturis, quien soltó un doble en el sexto inning. Esto fueron los dos únicos hits que permitió el caribeño.

De hecho, durante esta seguidilla, solo una vez le sacaron la bola del cuadro, un elevado al centro, y el otro fly fue a la segunda almohadilla. Todo esto fue sazonado con seis ponches. Acumula ya 14 episodios sin permitir anotaciones y aún tiene su efectividad inmaculada en la zafra.

Yoanner Negrín no pudo en esta ocasión. El abridor del Cardenales apenas pudo durar cuatro entradas, en donde permitió siete hits, incluyendo el jonrón de Burgamy. Coloca su marca en 1-2 y la efectividad le subió de 6.75 a 7.42.

El batazo que acabó con las aspiraciones de los visitante y exacerbó los ánimos de las 6 mil 975 almas que ayer plenaron, a pesar de la lluvia, el estadio Univrsitario, fue conectado en la segunda entrada del cuarto acto.

José Martínez soltó hit al centro, Alex Cabrera se ponchó para entregar el segundo out en la pizarra, Ronier Mustelier puso hombres en los ángulos con sencillo al jardín derecho y luego vino el tablazo soberbio de Burgamy. Alex Burg sonó doblete entre center y right. Vino César Suárez, conectó un sencillo para remolcar la cuarta del inning y darle una ventaja que parecía irremontable. No solo por el pitcher de La Guaira sino por la amenaza de lluvia, la cual comenzó a caer a las 5:49 de la tarde en el coso de Los Chaguaramos y más nunca abandonó el recinto.

Esta es la primera vez en dos temporadas que tres abridores de los escualos ganan en salidas consecutivas. Eso no es todo, ponen su récord en 5-5 y comienzan a tener un ritmo de juego como el que deseaba Buddy Bailey desde el inicio de temporada. Candelario se agencia un juego completo, gracias las condiciones climáticas. Ya van dos este año en Caracas por el mismo motivo.

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad