Publicidad

Claves: Obama espera al Alba en la bajadita

El Alba emitió documento en el que exige a las partes buscar un acercamiento diplomático

El 17 de marzo de 2015 será recordado con la Casa Blanca como el día que el presidente Barak Obama reconoció que había cometido un exceso con Venezuela.

En Washington se sintió la fuerza del portazo que le tiró el grupo del Alba, durante una cumbre realizada en Caracas para rechazar las sanciones acometidas por la Administración Obama contra funcionarios venezolanos y la calificación de amenaza nacional endilgada al gobierno de Nicolás Maduro.

Los dos grandes ganadores de la noche fueron el presidente cubano Raúl Castro y el propio mandatario bolivariano Maduro.

Clave 1: Castro se resteó con Venezuela

Castro fue la estrella del encuentro ocurrido en el Palacio de Miralfores. El mandatario cubano tiene ahora tres frentes abiertos al mismo tiempo: el primero, en tierras bolivarianas donde la escasez y la inflación hacen estragos; el segundo, en La Habana donde se llevan a cabo conversaciones bilaterales para restablecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos y el tercero, en Panamá donde se abrirá un nuevo debatge en el marco de la Cumbre de las Américas.

«Asistiremos a la Cumbre de las Américas, expondremos nuestras posiciones con firmeza, claridad y respeto. Rechazaremos con determinación toda tentativa de aislar y amenazar a Venezuela y reclamaremos el cese definitivo del bloqueo a Cuba», dijo el jefe del Ejecutivo cubano, cuando tomó la palabra en Caracas.

Clave 2: Rechazo a Estados Unidos

Los norteamericanos son admirados pero también odiados en casi todo el mundo. Al término de la Segunda Guerra Mundial, los europeos debieron admitir que sin Estados Unidos los países alíados habrían caído bajo la bota nazi, pero al mismo tiempo rechazaron el american way of life y a los americanos.

Igual sucedió en Vietnam, en China, en Irak, en Irán y en Afganistán. Aguas abajo del Río Bravo México, toda Centroamérica, el Caribe hispanoparlante, Venezuela, Colombia y Argentina siempre tuvieron animadversión a los norteamericanos y a esa línea política que hacía ver a Latinoamérica como el patio trasero de Estados Unidos.

Ahora el Alba recoge todo esto en un documento en el que  rechaza la manera grosera como Estados Unidos trató a Venezuela y en el que exige a las partes buscar un acercamiento diplomático.

Clave 3: El tercer round

El primer round de esta pelea ocurrió hace tanto tiempo que ya nadie lo recuerda, pero el más reciente escarceo entre Washington y Caracas se suscitó hace apenas dos semanas cuando Obama reveló que la corrupción y la violación de derechos humanos en Venezuela ya rayaba en lo intolerable y advirtió que el país bolivarino era una amenaza para la seguridad interna de su país.

Que mi vecino maltrate a su mujer y a sus hijos y además se gaste la quincena en parrandas, es un problema doméstico; pero la cosa cambia, si los que vienen a su casa a jugar dominó son los jefes de los carteles de la droga, los guerrilleros de las Farc y los cabecillas del Estado Islámico.

El tercer round será muy pronto, en Panamá, cuando Obama tendrá oportunidad de decirle en su cara a Maduro por qué Venezuela es una amenaza para la seguridad interna de los Estados Unidos.

Si los argumentos del mandatario norteamericano no son consistentes, tendrá que ofrecer unas disculpas no a los venezolanos nada más sino a todo el mundo.

Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad