Publicidad

Batalla contra el sudor en los pies

Para controlarlo, las personas pueden ayudarse con algún producto tópico dentro de los que se recomiendan los talcos para pies.

La sudoración es una función corporal normal que contribuye a regular la temperatura. Una de las áreas donde sudamos son los pies y es que en las plantas, la piel es diferente a la del resto del cuerpo. ¡Cada pie por sí solo posee más de 250.000 glándulas sudoríparas!

Las personas que sufren de mal olor, se enfrentan a muchos temores y sentimientos de inferioridad e inseguridad quitarse los zapatos en público e incluso llevar un par de sandalias puede llegar a ser imposible. Para controlarlo, las personas pueden ayudarse con algún producto tópico dentro de los que se recomiendan los talcos para pies.

El sudor es un líquido incoloro, inodoro y con un pH levemente ácido, que por acción de la flora bacteriana propia de la piel, se descompone y causa un olor desagradable. Si este problema de sudoración excesiva persiste, puede terminar estimulando las afecciones de la piel como las dermatitis, o infecciones por hongos.

Recomendaciones:

  • El calzado que se use debe ser de un material suave y traspirable.
  • Diariamente realizar un baño de esta área con agua y jabón antiséptico.
  • Realizar siempre un secado exhaustivo de la planta y del espacio interdigital.
  • Mantener las uñas cortas.
    Si es posible realizar una exfoliación de la piel de esta área para eliminar las células muertas.
    Utilizar las medias adecuadas, las de nylon evitan la evaporación del sudor y por tanto crean las condiciones para el aumento de la sudoración.

Son aconsejables las medias con al menos 60% – 70% de lana y 30% – 40% de material sintético; las medias de algodón no son muy absorbentes, y las de lana 100% pueden llegar a ser muy calientes.
A la hora de lavar las medias debe hacerse con un jabón antiséptico o simplemente se deben dejar secar de forma natural.

Ojo con los zapatos y el sudor

La mayoría de los zapatos están forrados con material sintético que empeoran el problema, son mejores los zapatos que no cuenten con dicho revestimiento interior o estén revestidos de fibra natural.
Se pueden usar plantillas que se puedan lavar todos los días y evitar usar los  mismos zapatos dos días seguidos y tratar de no llevar tenis durante un largo período de tiempo, ya que están hechos igualmente de un exterior sintético que no permite la evaporación del sudor.

Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad