Publicidad

Espirulina, el alga espacial que combate la malnutrición

Miles de coincidencias, páginas con apariencia científica explican sus milagrosas características y animan a incluirla en la dieta como ingrediente indispensable para estar sano, bien comido y eternamente feliz. Pero la espirulina es mucho más que un capricho dietético. Por ella pasan, al mismo tiempo, el futuro de la exploración espacial y la lucha contra la malnutrición en África

Si en este mismo momento haces en Google la búsqueda espirulina, caerá sobre ti la moda de los superalimentos. Miles de coincidencias, páginas con apariencia científica explican sus milagrosas características y animan a incluirla en la dieta como ingrediente indispensable para estar sano, bien comido y eternamente feliz. Pero la espirulina es mucho más que un capricho dietético. Por ella pasan, al mismo tiempo, el futuro de la exploración espacial y la lucha contra la malnutrición en África.

El nombre científico de la espirulina es Arthrospira platensis, y así se refieren a ella los científicos del Proyecto Melissa, una iniciativa de la Agencia Espacial Europea (ESA) que cumple punto por punto los principios del Día Mundial de la Ciencia para la Paz y la Cooperación que se celebra este jueves, 10 de noviembre. Investigación con vistas al futuro de la humanidad, pero también a los problemas y a las soluciones que requiere el presente.

Sin ir más lejos, el presente de la malnutrición en zonas cercanas a Bikoro, en Congo. Allí, en una zona que ha aprovechado la spirulina desde hace siglos, los científicos de la ESA han sumado esfuerzos con las comunidades locales para solucionar un problema acuciante: la falta de nutrientes que presenta la dieta habitual de la población debido a la escasez.

Arma contra la malnutrición

«En aquella zona la dieta incluye sólo un tipo de nutriente. Por eso pensamos en la spirulina como complemento alimenticio para las comunidades locales. Por sus características, puede ser especialmente interesante para la dieta de los niños, que al estar en desarrollo necesitan una dieta todavía más rica», explica a Natalie Leys, responsable de Microbiología en el Proyecto Melissa.

La Arthrospira platensis es un alga bacteriana con unos extraordinarios valores nutricionales. No sólo aporta al organismo vitaminas y minerales, sino también una gran cantidad de proteínas. Fueron esas características las que llevaron a los investigadores de la agencia espacial a explorar sus posibilidades como alimento para astronautas. Los resultados fueron óptimos y el alga fue incluida como ingrediente en las barritas con las que se alimentan los exploradores espaciales.

Pero para llegar a esos resultados los científicos tuvieron que llevar la spirulina al espacio y experimentar con ella. Así es como dieron con métodos eficaces para su cultivo, que son precisamente los que se están compartiendo con las comunidades locales en el Congo. Según explica Leys, «para cultivarla, hacen falta agua, luz y un suelo rico en minerales. Esas condiciones son perfectas allí».

Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad