Publicidad

Hepatitis, una enfermedad silenciosa: cómo evitar su contagio

En el Día Mundial contra la Hepatitis, expertos indican que el consumo abusivo de alcohol y la infección por virus de hepatitis B y C son los principales peligros

Silenciosa, ingresa al cuerpo humano y muchas veces, silenciosamente se va, eliminada por el propio hígado. Pero cuando esto no ocurre, el virus de la hepatitis permanece allí alojado, dañando progresivamente este vital órgano, hasta que es demasiado tarde y estamos a la espera de un trasplante milagroso o los últimos días de vida.

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis o un cáncer de hígado. Los virus son la causa más frecuente de las hepatitis, que también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades auto inmunitarias.

En el Día Mundial contra la Hepatitis, las estadísticas mundiales indican que esta enfermedad es la octava causa de muerte en el mundo, por delante de los accidentes viales, HIV o diabetes y se cobra la vida de 1,5 millones de personas cada año en todo el mundo. Se trata de un grupo de enfermedades infecciosas que comprenden las hepatitis A, B, C, D y E y pueden provocar hepatopatías agudas y crónicas.

Síntomas

Aproximadamente el 70 a 80% de las personas con infección aguda por VHC no presentan ningún síntoma. Las personas con infección crónica por el virus de la Hepatitis C pueden tener síntomas no específicos, que van desde leves hasta severos, tales como: fatiga, naúseas, partida de apetito, cefalea, dolor abdominal y síntomas similares a la gripe.

Tipos y cuidados

La hepatitis A: se transmite a través del agua o de alimentos contaminados con el virus. La falta de servicios sanitarios adecuados y de higiene de manos en la manipulación de alimentos, incrementa el riesgo de transmisión del virus tipo A. Suele aparecer también después de las inundaciones

La hepatitis B: es una de las principales causas de hepatitis aguda en adultos, pudiendo evolucionar en cirrosis o cáncer primario de hígado en sus formas crónicas. Es importante destacar que, tanto la infección aguda como la crónica suelen ser asintomáticas. Esta hepatitis puede transmitirse por prácticas sexuales no seguras, por exposición a sangre infectada y de madres a recién nacidos

La hepatitis C: es la principal causa de cirrosis, cáncer primario de hígado y trasplante hepático en nuestro país, estimándose en casi 400.000 la cantidad de personas afectadas y de la cual, solo 1/3 conoce su diagnóstico. Se recomienda realizar el test para hepatitis C, al menos una vez en la vida, fundamentalmente en nacidos entre 1945 y 1972, pacientes con alteraciones de en los análisis de sangre relacionados al hígado, expuestos a inyecciones no seguras, transfusiones antes de 1995, hemodiálisis, portadores de HIV o hepatitis B y personas que lleven a cabo prácticas sexuales no seguras.

El estudio consiste en un simple análisis de sangre y los tratamientos actuales son altamente seguros y eficaces. También es recomendable hacerse el análisis en aquellos casos en los que la madre le pudo haber transmitido el virus al hijo, o donde se compartió elementos personales como afeitadoras o cepillos de dientes con una persona infectada, se realizó piercing o se utilizó agujas de tatuajes no debidamente esterilizadas o se realizaron procedimientos médicos u odontológicos con materiales inadecuadamente tratados o no esterilizados.

Según datos de la OMS, esta enfermedad infecciosa que afecta principalmente al hígado y es causada por el virus de la hepatitis C, la padecen más de 160 millones de personas en todo el mundo (cinco veces más que el HIV), con casi tres millones de nuevos de contagios cada año.

Los médicos explican que el virus de la hepatitis C es muy particular dentro de las llamadas enfermedades del hígado, además de ser el primer causante de trasplante hepático: entre el 20 % de quienes lo contraen lo eliminan naturalmente. En el restante 80% el virus se cronifica silenciosamente a lo largo de 20 o 30 años, pasando de una fibrosis hasta cirrosis o cáncer de hígado. También en muchos casos la enfermedad es leve y no progresiva.

HepaRed, el conjunto de ONGs, activistas y grupos de pares conformados por personas que trabajan sobre la temática de las hepatitis virales crónicas, firmaron a fin del año pasado la Declaración HepaRed Argentina 2015 para llevar adelante acciones para un mayor control de las hepatitis virales y para la defensa de los derechos de las personas con Hepatitis B y/o Hepatitis C.

Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad