Publicidad

Hipersomnia: ¿qué sucede cuando duermes pero no descansas?

La falta de sueño afecta a los pacientes de hipersomnia en su vida social y laboral

Imagina por un momento que, por más horas que duermas, siempre tienes sueño.

Que te sientes cansado a todas horas y que apenas puedes mantenerte despierto durante el día, sin razón aparente.

Así es el día a día de una persona con hipersomnia.

«En la mayoría de los casos, no tienen dificultad para conciliar el sueño; éste es continuo, pero no es reparador. Sin embargo, suelen tener problemas al levantarse y sentirse confusos e irritables», aseguran fuentes de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN).

Cómo se explica que haya gente que puede vivir con 4 horas de sueño

Cómo aprendí a aceptar mi insomnio

Algunos de los efectos, según la asociación, son «fatiga, cansancio, pérdida de concentración y sensorial, y problemas de movimiento».

A menudo tienen que utilizar varios despertadores y alarmas para obligarse a levantarse de la cama y, al hacerlo, se sienten desorientados.

Según la AEN, todos estos factores pueden acabar influyendo en la autoestima y en la vida social y laboral de quien sufre el trastorno.

Y es que, durante el día, tienen una sensación continua de somnolencia y, como consecuencia, disminuyen sus niveles de atención, concentración y memoria.

Tipos de hipersomnia

Hipersomnia recurrente: poco frecuente (sólo se conocen 200 casos). Se da entre 1 y 10 veces al año.
Hipersomnia idiopática (o primaria) con sueño prolongado: somnolencia excesiva, constante y diaria durante al menos tres meses. El sueño nocturno se prolonga durante unas  12-14 horas. Gran dificultad para despertarse.

Hipersomnia idiopática (o primaria) con sueño reducido: el sueño dura entre 6 y 10 horas. Los pacientes pueden tener dificultad para despertarse del sueño nocturno y también de las siestas.

Sueño insuficiente inducido por el comportamiento: voluntaria, pero no buscada directamente, derivada de comportamientos que impiden alcanzar la cantidad de sueño necesario para mantener un adecuado nivel de vigilia y alerta.

Otros tipos de hipersomnia: debida a una enfermedad médica (enfermedades neurológicas o trastornos metabólicos, entre otros), hipersomnia secundaria al consumo de fármacos o drogas, e hipersomnia no debida a trastorno mental.

Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad