Publicidad

Mirar no siempre es tan claro (+ video)

Entre las enfermedades más comunes que afectan la visión se encuentran los defectos refractivos: miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

“Cuando vemos algo hay enfoque de la luz en el ojo, cuando el enfoque es en la retina (en la mácula) se llama emetropía, que es lo normal, cuando el enfoque es antes de la retina es miopía, cuando el enfoque es detrás de las retina es hipermetropía; mientras que el astigmatismo generalmente se da en dos partes distintas que puede ser los dos antes de la retina, dos después de la retina o antes y después de la retina”, explica el oftalmólogo Álvaro Echeverri Bustamante.

Esto quiere decir que una persona con miopía ve muy bien de cerca pero mal de lejos, en la hipermetropía generalmente se ve mal de cerca y, cuando es muy alta, mal de lejos; y en el astigmatismo se distorsionan las imágenes de lejos y de cerca.

Otras enfermedades comunes, “son el glaucoma que se da generalmente después de los 40 años, una enfermedad silenciosa en la cual la presión del ojo sube dañando el nervio óptico. Las cataratas, que son más frecuentes en mayores de 60 y que consiste en que el cristalino se opaca. Después de los 40 también se puede alterar el movimiento natural del cristalino, lo cual hace que se disminuya la capacidad para ver de cerca. Eso se llama presbicia”.

También se puede encontrar en la retina la degeneración macular, cuya causa es desconocida. Para evitarla es necesario cuidarse de la radiación del sol, evitar el cigarrillo y tener una adecuada alimentación. En el caso de las demás enfermedades es necesario tener una valoración oftalmológica cada dos años hasta los 40 y, después de esta edad, anual.

Aconseja el especialista, además, no restregarse los ojos, usar gotas humectantes, cuidarse del sol con gafas y protegerse del UV de las pantallas

Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad