Publicidad

Asesinos de Dionisio Ochoa podrían haber sido “amigos” de la víctima

El crimen del escultor

La Victoria.- La comunidad de La Victoria, capital del municipio José Félix Ribas del estado Aragua, aún no termina de salir del asombro y estupor ocasionado por el brutal asesinato del conocido escultor Dionisio Ochoa quien fue muerto a golpes la tarde del pasado viernes por individuos que al parecer pretendían robarlo.

Según la versión policial, cuatro sujetos, cuya identificación no aportó la fuente, ingresaron a la residencia de Dionisio Ochoa ubicada en el cruce de las calles Adarraga con Dr. Carías de La Victoria y en algún momento lo conminaron a entregar una colección de monedas y otros artículos de valor que presuntamente poseía el hoy occiso, a lo que éste se negó por lo que los delincuentes procedieron a golpearlo para que dijera dónde se encontraban los mencionados objetos. No obstante al parecer no midieron la fuerza de la agresión que culminó con el fallecimiento de Ochoa víctima de traumatismos generalizados.

Igualmente se informó que mientras el asalto estaba en proceso, llegó al lugar la hermana de la víctima, la profesora Josefina Ochoa, quien al percatase de la situación dio gritos de alarmas que alertaron a los vecinos quienes a su vez llamaron a una comisión policial que se apersonó en el lugar para tratar de impedir el crimen, lo que resultó infructuoso pues ya los golpes habían minado la vida de Dionisio.

A la llegada de los azules al sitio, aparentemente se produjo un enfrentamiento en el cual resultaron heridos de muerte dos de los delincuentes en tanto que otros dos lograron huir y actualmente son activamente buscados por los cuerpos de seguridad. Durante el suceso la profesora Josefina también resultó golpeada pero ya se encuentra fuera de peligro.

 

Un antiguo “tesoro”; el móvil del crimen

Según fuentes fidedignas, los malhechores que acabaron con la vida del escultor, buscaban una supuesta colección de monedas; sin embargo, según personas cercanas a la familia Ochoa, el supuesto tesoro era una pequeña caja en la que; desde muy niño, Dionisio guardaba algunos “hallazgos” que hacía, entre ellos algunas monedad enmohecidas y deterioradas por el tiempo. Sin embargo otros afirman que dentro de estos “recuerdos” también se contaban algunas morocotas de oro.

 

Los victimarios

Aun cuando, como ya se dijo, la fuente policial no dio a conocer la identidad de los presuntos delincuentes; todo parece indicar que los mismos era conocidos de confianza del infortunado. Esto se deduce, en primer lugar por el hecho de que no se apreciaron señales de violencia para el ingreso a la casa lo que indica que el propio Dionisio les permitió la entrada; por otra parte, está la circunstancia de que los asesinos conocía la existencia de la caja de recuerdos; lo cual solo era posible si tenían algún grado de amistad con el artista.

 

Artista por herencia:

Dionisio Ochoa, destacado escultor y restaurador de imágenes, eran igualmente conocido por ser hijo del también artista plástico Rafael Ochoa Vertedor; ya fallecido, pintor, escultor y tallista de prestigio nacional e internacional. Artista que contó entre sus muchas obras la estatua ubicada en la Plaza Las Madres de La Victoria; el busto de Vicente Campo Elías, robado de las puerta del palacio del mismo nombre y que hoy es sede de la Universidad de las Artes y del núcleo La Victoria de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil.

Además de la pintura que representa la Batalla de La Victoria del 12 de Febrero de 1814 (Casa de la Cultura “Alsacia Álvarez”); del cuadro que preside la habitación donde falleció el Libertador Simón Bolívar, en la quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta – Colombia.

Siempre polémico:

Durante su vida y trayectoria como artista, Dionisio Ochoa fue protagonista de algunos hechos singulares, como la oportunidad cuando; aparentemente sin permiso de las autoridades eclesiásticas católicas de la Ciudad, sacó de la iglesia matriz victoriana la imagen de la Inmaculada Concepción (La Virgen Vencedora); esto con el fin de restaurarla, lo que le ocasionó algunos días de detención.

Otro hecho curioso donde estuvo involucrado Dionisio Ochoa, sucedió en los primeros años del Siglo XXI, a poco tiempo del triunfo electoral del presidente Chávez.

En ese entonces Dionisio lo contrataron las autoridades municipales para que restaurara el Monumento a las Madres elaborado por su progenitor;  estos trabajos de remodelación comenzaron por pintar de rojo intenso toda la escultura lo que vincularon con el color que siempre ha caracterizado a la llamada “Revolución Bolivariana”; lo que obviamente desató un escándalo en la población.

Días después, funcionarios del gobierno local, conjuntamente con Dionisio explicaron públicamente que la sustancia escarlata era un baño de protección que debía colocarse en la escultura antes de la definitiva pintura color bronce.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad