Publicidad

Centauro, El Cantor y Carabobo, los rones asesinos

Una noche de parranda te puede llevar a la morgue. Tres rones de dudosa procedencia causan estragos.

En las parrandas de los venezolanos primero falta la comida que la caña y en tiempos de crisis, los licores popularmente llamados «gasolina de avión» son el invitado principal en las fiestas del país.

Las alarmas se encendieron sobre tres «bebidas espirituosas», como las describen es sus etiquetas, pero el consumo de estás mágicas pócimas pueden llevarte desde una noche de farra hasta la muerte.

Se sabe que todo en exceso hace daño y los licores no están exentos de eso, sin embargo, algo que es muy común y poco publicitado es la procedencia de los rones de segunda; más cariñosos con el bolsillo pero más dañinos para la salud.

Foto: Xiomara Solano

A principios de año, el Cocuy de penca fue el sustituto ideal para las fiestas. Fuera de las licorerías, las ventas de «el artesanal» comenzó a crecer comúnmente en las casas de familia, «el original Cocuy, sin agua» fue muchas veces adulterado con melaza o algún otro tipo de licor incoloro para rendirlo y ganar más plata, provocando intoxicaciones y pérdidas fatales.

El precio de los «artesanales» comenzaron a subir por la gran demanda pero la calidad bajó, a raíz de eso muchos decidieron migrar a licores comprados directamente en los depósitos y las bebidas a base de ron se hicieron populares entre los parranderos.

Los casos de intoxicación por alcohol o coma etílico, han aumentado considerablemente en Venezuela, desde que el poder adquisitivo del ciudadano bajó exponencialmente y como buenos bebedores, los venezolanos prefieren probar cosas más baratas para no dejar pasar nada.

MUERTES EN ARAGUA

En el Estado Aragua se han registrado seis casos de muerte por la ingesta de bebidas alcohólicas adulteradas. Los casos más recientes son el operador de máquinas, Juan Carlos González, de 40 años de edad, quien estuvo nueve días en coma luego de consumir el Ron Centauro y falleció el pasado nueve de diciembre. Al igual que la muerte de una educadora identificada como Érika Granadillo (37)a quien también se le diagnosticó altos niveles de metanol en la sangre , producto de la ingesta de licor.

Las denuncias de licores adulterados desde fábrica han aumentado y las fábricas clandestinas son un problema latente que ataca la salud del venezolano.

Foto: David Moreno

En el zulia, más de un usuario ha denunciado alteración severa de los sentidos luego de consumir alguno de los licores de la triada asesina. Como es el caso de Victor Piña, quien alega que se fue a «echar unos palos» de ron El Cantor con sus amigos en Santa Lucia y despertó a los dos días sin saber dónde estaba, a uno de sus amigos que lo acompañaba el efecto le duró menos tiempo, pero presentó ceguera y calambres en las extremidades por algunas horas.

Lo barato sale caro. Mientras que los ciudadanos compran por caja los licores asesinos para ahorrar dinero, los comerciantes se lucran por montón sin tener en cuenta que puede costarle la vida a los consumidores.

Fuente: NAD

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad