Publicidad

Los hechos que la justicia ignoró en el caso de venezolana violada en Argentina

Una joven venezolana en Argentina, de tan solo 18 años, denunció haber sido abusada en una entrevista de trabajo. Ella logró avisar a su familia, la cual llamó de inmediato al 911. La policía llegó al sitio y detuvo al sujeto, pero la justicia aún con pruebas a la vista, decidió darle libertad condicional por “no contar con antecedentes penales”.

Minutos de terror para esta venezolana

“Creo que mi jefe me drogó, me siento muy mareada”, con este mensaje la señora Thais Campos, supo que algo malo le estaba pasando a su hija, y no dudo para llamar a emergencias para que llegaran a salvarla de lo que fuese que estuviese sucediendo.

Los funcionarios policiales llegaron al Paso 693 y encontraron las persianas cerradas. Al llegar la madre venezolana al sitio, les insistió que su hija estaba adentro y le mostró los mensajes en los que de cierta forma pedía auxilio. Tocaron varias veces pero nadie salía, de fondo escucharon una voz masculina que dijo “un momento”, era este sujeto, pero nunca abrió.

Ahora es noticia: El modus operandi del dueño de local argentino donde fue violada joven venezolana

En casi flagrancia

La policía entró a la fuerza a este local, encontraron a la chica en las peores condiciones, en el suelo, desmayada, drogada, indefensa, desvestida, con el pantalón mojado, lo que se presume haya sido el intento de este hombre de limpiar cualquier evidencia, y con una remera del acusado. Y allí estaba él, el supuesto empleador, con elementos suficientes para ser detenido, tal y como pasó.

En una ambulancia fue trasladada la joven, quien vomitaba una especie de espuma verde aparentemente por la sustancia con la que fue drogada. Fue ingresada en el Hospital Ramos Mejías y allí le realizaron los estudios pertinentes.

Los resultados forenses fueron claros: Presentó lesiones compatibles con actos de defensa y además lesiones de abuso sexual. Con estos informes en sus manos, fueron a declarar para realizar la denuncia. Sin embargo, la jueza Karina Zucconi, titular del Juzgado Nº15 decidió dejar en libertad a este hombre por “no tener antecedentes penales».

“Perdóname mamá”, dijo la venezolana violada en Argentina

Un video que le ha dado la vuelta al mundo, revela el terrible estado en el que se encontraba la joven al momento de ser rescatada de Uniformes Garzón, el local donde ocurrió el hecho, por la policía y personal de emergencias. En sillas de ruedas, casi desmayada, inconsciente, sin fuerzas para moverse y apenas pudiendo hablar.

“Perdóname mamá”, fueron las dos únicas palabras que pudo balbucear esta chica al ver a su madre, quien en medio del llanto le preguntó: ¿Qué te hizo hija?. A partir de ese momento empezó una pesadilla para esta familia venezolana, que solo buscaban un ingreso económico para sostener los gastos, puesto que el padre de esta joven se encuentra internado por un ACV que sufrió semanas antes.

Un intento fallido de conquista

“Se solicita vendedora para local de indumentaria por la zona de Once, más info al privado”. Eso decía el anuncio de quien se hace llamar Santiago Garzón en las redes sociales. Aviso, que fue publicado en varios grupos de Facebook, en su mayoría de venezolanos en el país.

A este anuncio respondió la joven venezolana en Argentina, mostrándose interesada por el empleo, pues lo necesitaba para ayudar a su familia. A partir de allí, este sujeto como se muestra en los chats ya hoy públicos, empezó a realizarle una serie de preguntas, varias de ellas muy ajenas a un interés laboral: ¿Tienes novio? ¿Vives en pareja? ¿Tienes hijos?, además de una invitación a cenar “para hablar del empleo”.

La joven se negó y rechazó cualquier intento de “conquista” de este hombre, y quedó en asistir al local para lo que sería su “primer día de trabajo” o prueba, un sábado, en horas del día, y atendiendo al público. Sin imaginarse que en esas horas cambiaría su vida por completo.

No solo ella tuvo contacto con Garzón. Al hacerse público este caso, son varias las jóvenes que han divulgado los mensajes que también recibieron al postular al supuesto empleo, y en todos los casos coincidían las preguntas de otro interés. A algunas les dio desconfianza y prefirieron no asistir, otras quedaron en verse después.

Un vaso de agua

Thais asegura siempre haber sido muy precavida con su hija, pero la situación ameritaba que ella pudiera asistir a esa entrevista de trabajo. Sin embargo, le pidió los datos del lugar porque no pudo acompañarla: dirección, foto y teléfono, esto fue clave para rescatar a esta joven.

Habían quedado también en que no recibiría ningún tipo de comida ni bebida por este sujeto, por precaución y solo tomaría agua directa del filtro. Todo iba bien, Garzón le ofreció vodka y la joven se negó, alegando que no bebía y además que no podía, pues tendría problemas con su mamá al llegar a casa.

Luego le ofreció jugo y ella también lo rechazó. Pero pasadas las horas en pleno calor de verano y después de atender a varias clientas, el hombre le sirvió un vaso de agua y ella tomó. A partir de allí empezó a sentirse mareada, sus manos dormidas y dificultad para hablar; solo alcanzó a enviar un par de mensajes a su madre y su hermana.

¿Y la justicia? 

En primera instancia, la jueza Zucconi había calificado este hecho como delito de “abuso simple” y dejó en libertad a Garzón por considerar que “no hay elemento alguno de momento que lleve a presumir que el acusado intentará eludir el accionar de la justicia”. Sin embargo, tras la presión que ha ejercido la defensa de la joven, los medios de comunicación y toda la comunidad que se ha unido a esta causa, la carátula de la acusación cambió.

Este jueves se decretó el procesamiento de Irineo Humberto Garzón Martínez, “por considerarlo penalmente responsable del delito de abuso sexual agravado por haber sido cometido con acceso carnal”. Aún así seguirá en libertad.

La jueza Zucconi le impuso la prohibición de tomar contacto por todos los medios de la víctima, también de salir del país. Está obligado a presentarse ante tribunal entre los primeros diez días de cada mes, de forma presencial o virtual, tendrá un embargo sobre los bienes del imputado hasta cubrir la suma de 90.000 pesos.

Por su parte, el abogado de la víctima, Pablo Baqué, calificó como “urgente” que se revoque la excarcelación del imputado. Según detalló, el acusado dio como domicilio «la casa de su hermana, en la calle Tandil, en Mataderos. Pero luego se presentó a declarar la hermana ante la justicia y dijo que él no vivía con ella, sino que vivía en el local». Mientras tanto, temen por el riesgo que pueda significar para la familia y la comunidad en general, que este sujeto continúe en libertad.

Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad