Publicidad

El Galaxy S6 no está dando la talla en su gama

Se está planteando la reducción del precio de este modelo tras la reducción de 7.97% de ganancias

El esperanzador comienzo de los nuevos Galaxy S6 se ha teñido de color amargo por la tibia acogida en los últimos meses. Esta situación ha llevado a Samsung a registrar su quinta caída en sus beneficios.

Según ha informado la compañía surcoreana, en el segundo trimestre se ha registrado un beneficio de 5.75 billones de wones (4.500 millones de euros). El beneficio operativo de la multinacional surcoreana descendió un 4.03% en el tramo abril-junio en comparación con el mismo trimestre del año anterior hasta los 6.89 billones de wones (5.390 millones de euros), según el informe de resultados. Sin embargo, en relación con el trimestre anterior, enero-marzo, el beneficio neto de la compañía creció un 24.19%, el operativo aumentó un 15.38% y las ventas se incrementaron en un 3.01%.

La nueva caída interanual de los beneficios y ventas de Samsung coincide con los pronósticos de los expertos y con los datos provisionales publicados a principios de mes por la compañía. La razón viene de los flojos resultados de su negocio de «smartphones» y dispositivos inteligentes. En ese sentido, la compañía se plantea incluso reducir el precio de su último buque insignia, según desvela «Bloomberg».

Reducción de precios

Ese «ajuste» podría ayudar a colocar nuevos terminales en un mercado cada vez más competitivo en donde los modelos de bajo coste basados en Android, de factura principalmente china, ha cautivado a gran parte de los consumidores. De hecho, la compañía ha pasado a ser el cuarto mayor fabricante tras Apple, Xiaomi y Huawei.

En concreto, la división de tecnologías de la información y telefonía móvil, que acapara aproximadamente la mitad de los ingresos de la compañía, ha caído un 37.5% interanual en abril-junio hasta 2.76 billones de wones (2.160 millones de euros). Este descenso respondió a la ventas, menores de lo esperado, del nuevo «smartphone» Galaxy S6 y su versión curvada S6 Edge, que no han logrado despuntar en los mercados mundiales dominados en la gama alta por el iPhone 6, diseñado por Apple.

Pese a todo, la caída en el negocio de telefonía móvil en el segundo trimestre fue compensada, en todo caso, por el buen rendimiento de la división de soluciones para dispositivos, que incluye la fabricación de chips de memoria. De hecho, se rumorea que el nuevo modelo de iPhone, que podría tratarse del iPhone 6S, podría incorporar componentes de Samsung. El beneficio operativo de esta unidad creció un 85.16% interanual en abril-junio hasta los 3.87 billones de wones (3.030 millones de euros).

Tanto la compañía como los expertos surcoreanos creen que otro factor clave para determinar el rumbo de Samsung en los próximos trimestres será la acogida del esperada «phablet» Galaxy Note 5, que podría presentarse en agosto y salir al mercado en septiembre, según diversas estimaciones. Se cree que, tras el éxito del S6 Edge, la empresa podría aplicar la tecnología de pantallas OLED flexibles de este modelo a la del Note 5, que podría atraer una gran demanda al ser el primer dispositivo de estas dimensiones del mercado con bordes curvos.

Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad