Publicidad

Maite Araujo Olivares: Come despacio y verás maravillosos resultados en tu salud (+ video)

Nuestra alimentación es un tema que  a la mayoría nos concierne ya que cuando vemos o analizamos como reacciona nuestro cuerpo a la hora de comer y, sobre todo, no sobre saturar nuestro sistema digestivo con una ingesta demasiado rápida de vitaminas y minerales, es muy sano comer  despacio y masticar bien los alimentos.

 

Comer rápido es malo para la salud, el organismo no está preparado para procesar tanta comida en tan poco tiempo y las consecuencias son negativas.

 

Comer de una manera acelerada puede provocar que subamos de peso y disminuya el placer por la comida.

Las cifras indican que las personas que comen rápido pueden llegar a tener un 115% más de probabilidades de ser obesas, en comparación con los más lentos.

Comer de una manera acelerada puede provocar que subamos de peso y disminuya el placer por la comida.

En otro estudio realizado se examinaron los cambios de peso de 529 hombres en un período de 8 años. Los que se vio que habían comido más rápido ganaron 2 veces más de peso que aquellas personas que durante este tiempo habían comido más lento.

Es muy sano comer despacio y masticar bien los alimentos. El motivo es que, de esta manera, se consigue asimilar mejor los nutrientes, favorecer su digestión y, sobre todo, no sobresaturar nuestro sistema digestivo con una ingesta demasiado rápida de vitaminas y minerales.

 

 

Comer despacio es una forma “sencilla” de aportar salud al organismo y eliminar el estrés de una parte tan importante de la rutina diaria. En ocasiones no es sólo cuestión de tiempo sino de hábito la opción de comer más o menos deprisa.

Más placer para los sentidos: una comida a toda prisa impide que el gusto, la textura, el aroma y el color de los alimentos que participan en el plato se disfruten mientras se está comiendo.

Más tiempo para comer se traduce en más tiempo para agradar al paladar y al olfato. Sin lugar a dudas que será uno de los momentos del día más adecuados para disipar parte del estrés acumulado.

 

 

Puede mejorar la salud de otras maneras:

  • Aumenta el disfrute por la comida.
  • Mejora la digestión.
  • Ayuda a absorber mejor los nutrientes.
  • Mejora la salud de los dientes.
  • Te hace tener más control y sentirte más tranquilo.
  • Reduce el estrés.

Quienes participaron en una comida más relajada consumieron más cantidad de agua.  Tuvieron una mejor hidrataciónel estudio de Shah, publicado en “Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics”  concluye que el mayor consumo de agua al comer despacio probablemente produce la distensión del estómago y contribuye a un menor consumo de alimentos.

 

Las secreciones del estómago se ajustan de acuerdo a lo que tomas y comes, no se diluyen y de hecho, hay beneficios de tomar agua al comer, como el hecho de que te ayuda a comer despacio y te ayuda a sentirme más saciado y a comer menos. Incluso puede ayudar a mejorar la digestión.

 

Menor consumo calórico: las señales químicas que el estómago envía al cerebro para informarle de que se ha consumido la cantidad suficiente de alimentos suponen un intervalo de tiempo a tener en cuenta para aminorar el ritmo al que se come.

 

 

Un estudio dirigido por Meena Shah, de la Universidad Cristiana de Texas (Estados Unidos) señala que las personas con un peso normal que comen más despacio ingieren una cantidad menor de calorías.

 

Aumento de la saciedad: el estudio de Shah, realizado en personas con peso normal y con sobrepeso, muestra que al acabar de comer, la sensación de hambre es menor tras finalizar aquellas comidas que se realizan a un ritmo más pausado, independientemente del peso de la persona.

 

Normalmente después de comer, tu intestino suprime una hormona llamada grelina, la cual controla el hambre. También libera hormonas anti-hambre llamadas colecistoquinina, péptido YY y péptido parecido al glucagón-1.

 

La función de estas hormonas es transmitir un mensaje al cerebro, haciéndole saber que ha comido y que los nutrientes son absorbidos. Esto ayuda a reducir el apetito, a que te sientas lleno, y esto te ayuda a parar de comer, este proceso dura unos 20 minutos, por lo que la desaceleración le da a tu cerebro el tiempo que necesita para recibir estas señales, donde otros estudios han mostrado que los jóvenes obesos de edades de 9 a 17 años mostraron unos niveles más altos de hormonas supresoras del apetito cuando una comida se consume lentamente.

 

Menos molestias digestivasel hipo o los gases pueden presentarse más a menudo dada la rapidez con la que se come, ya que junto con los alimentos puede llegar al organismo una mayor cantidad aire.

 

Otro estudio, en este caso de la Universidad de Carolina del Sur (Estados Unidos) y publicado en la “American Journal of Gastroenterology”, afirma que comer deprisa puede dar lugar a un tipo concreto de indigestión llamado reflujo gastroesofágico.

 

Evita el síndrome metabólico

 

Otro de los beneficios de comer despacio es que consigue reducir la posibilidad de sufrir el síndrome metabólico, es decir, un tipo afección que puede provocar molestos síntomas como hipertensión arterial, aumento del colesterol malo en la sangre, aumento de los triglicéridos, amento de peso, aumento de la glucosa en la sangre, etcétera.

 

Esta condición puede resultar ser peligrosa pues, a la larga, puede conllevar a la aparición de una enfermedad cardíaca o de diabetes tipo 2. Por tanto, si reducimos la velocidad de ingesta alimentaria conseguimos estar prevenidos antes esta situación consiguiendo que nuestro organismo funcione mejor de forma generalizada.

 

Beneficios de comer despacio - Evita el síndrome metabólico

Menos bacterias en el cuerpo

 

Otro de los factores positivos de comer lento es que, al masticar correctamente los alimentos, se consigue evitar que las bacterias que se pueden encontrar en los ingredientes que consumimos lleguen al intestino.

 

Cuando no masticamos correctamente hacemos que trozos más grandes lleguen al estómago y, por tanto, puedan llegar a no metabolizarse correctamente, algo que puede ocasionar que aparezcan bacterias intestinales y, con ello, la aparición de gases, molestias, diarreas, etcétera.

 

También consigue cuidar la salud bucodental ya que, cuando masticamos lento, conseguimos salivar en mayor abundancia y, con ello, se crean más barreras para evitar la acumulación de placa y, por ende, la aparición de caries.

 

Beneficios de comer despacio - Menos bacterias en el cuerpo

 

En fin, comer despacio te hace masticar más lo que a su vez hace a la comida más digerible (al físicamente romperla), prepara a tu estómago e intestino para seguir digiriendo lo que estás masticando y comienza a mandar señales nerviosas a los centros de saciedad del cerebro (lo que ayuda a que comas menos).

 

Cuando la comida llega al intestino absorberás mejor los nutrientes y el hecho de absorber mejor los nutrientes hace que también se secreten más efectivamente las hormonas de la saciedad.

 

En fin Cuando la comida llega al intestino absorberás mejor los nutrientes y el hecho de absorber mejor los nutrientes que nos hace que también se secreten más efectivamente las hormonas de la saciedad.

DESTRUCCIÓN DE LA CAPA DE OZONO SE HACE CON LA DESERTIFICACIÓN DEL PULMÓN AMAZONICO EN EL ARCO MINERO DEL ORINOCO

Les deseo un ecológico encuentro con nuestra bella e importante naturaleza venezolana para una mejor salud y un máximo bienestar, Hasta otro encuentro con el mundo cercano de la Naturaleza, salud y bienestar.

Maite Araujo O.

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Maite Araujo

Maite Araujo Olivares: Docente Educ. Especial área Talento, en C.E.A.C, área de Ciencias. Funda el Grupo Conservacionista EL MANGLAR y "FuMuJEAM".Publica la columna "Naturaleza, Salud y Bienestar" en elclarínweb.com y en maitearaoliv.wordpress.com

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad