Publicidad

La “Casa de la Capitulación” está prácticamente abandonada.

La Casa de la Capitulación se está cayendo

Monumento Municipal de Ribas, Victorianos hacen un llamado a las autoridades

Entre las edificaciones victorianas que han sido declaradas como Patrimonio Histórico Municipal de Ribas, figura la Casa de la Capitulación. Una vieja casona colonial ubicada en el vértice noreste de la esquina entre Ribas y Rivas Dávila.

Tanto el nombre, como la relevancia de este inmueble tienen lugar en un hecho trágica mente histórico para Venezuela, pero también de una imprecisión documental del mismo hecho.

Abandonada, con riego de derrumbarse

A 30 años de declararse Patrimonio Municipal, La Casa de la Capitulación corre el riesgo de derrumbarse.

Abandonada desde hace muchos años, las paredes de bahareque de este inmueble y su techo de teja y caña amarga reflejan ya el efecto negativo que sobre ellas ha causado el sol y la lluvia.

Ningún ente público o privado ha hecho nada por darle mantenimiento, por lo que victorianos preocupados por la conservación del acervo histórico de la Ciudad.

Hacen un llamado a los organismos competentes. Esperan que los encargados de cuidar estos monumentos, se aboquen con la urgencia que el caso lo amerite.

Quieren que tomen medidas para frenar el deterioro de este Monumento Histórico del Municipio Ribas del estado Aragua.

 

Más de dos siglos de historia 

El 5 de julio de 1812, cuando La Victoria era capital provisional de Venezuela, el entonces jefe del Estado Francisco de Miranda ofreció en esta casa, un fastuoso banquete. Más de cien invitados celebraban, por todo lo alto, el primer aniversario de la firma del acta de la independencia.

Por infeliz, durante el festín le llega al Generalísimo la noticia de la derrota de Puerto Cabello ocurrida el 30 de junio anterior. Las tropas patriotas, al mando de Simón Bolívar, perdieron la posesión del Castillo de San Felipe, y “cuatrocientos quintales de pólvora y tres mil fusiles”.

Miranda exclamó en un vehemente francés: “Venezuela est bleséer au coeur” (Venezuela está herida en el corazón).

Este episodio marcó inequívocamente la rendición del ejército republicano, la firma de la capitulación y, consecuentemente pérdida de la Primera República.

Sin embargo la rendición no se firmó ni en esa casa ni en La Victoria (he aquí la imprecisión a la que se hizo referencia), sino en la bolivariana hacienda de San Mateo, que quedó marcado para la historia como La Casa de la Capitulación.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad