Publicidad

La Victoria: una batalla que todo joven debe librar

Cada generación de jóvenes tiene su 12 de febrero como reto

En el campo de batalla de La Victoria se vivieron momentos que habrían dejado sin aliento a los más fieros combatientes del mundo entero.

Uno de estos episodios es el que describió Antonio Muñoz Tébar, en la Gaceta de Caracas: El coronel Luis Rivas Dávila, comandante del Escuadrón de Soberbios Dragones de Caracas, de la Orden de los Libertadores, cae herido de un balazo de fusil. Venía de derrotar a unos expedicionarios españoles, en las cumbres de Bárbula.

Aquella tarde, en La Victoria, al extraer de su cuerpo la bala, exclamó: “Llévensela a mi esposa para que la conserve y recuerde este como el momento más glorioso de mi vida, aquél en que he perecido, defendiendo la causa de mi suelo».

Clave 1: Todo parecía una película épica

Los hechos de aquel 12 de febrero de 1814 parecen surgidos de un guión cinematográfico en el que se mezclan historias de amor, la vida de un hombre y el destino fatal de cientos de jóvenes.

Liderados por el general José Félix Ribas, más de mil estudiantes de los colegios y seminarios de la ciudad y de los otros poblados vecinos, entre ellos 85 estudiantes del Seminario de Santa Rosa de Lima de Caracas, se atrincheraron a la entrada de la ciudad para recibir la descarga de artillería de uno de los ejércitos más poderosos del planeta

Clave 2: Un caudillo enloquecido

José Tomás Boves era un caudillo enloquecido que tomaba para sí lo mejor de los dos ejércitos, realistas e independentistas, para convertirlos en mercenarios.

Nadie apostaba por los jóvenes que integraban las tropas de Ribas y Boves estaba listo para sumar una victoria más a su palmarés.

Boves era conocido por su instinto asesino. Ordenaba saqueos tan pronto como tomaba el control de algún poblado y la peor parte la llevaban las mujeres que eran objeto de violaciones  ultraje por parte de la tropa.

Clave 3: Otros militares en acción

Además de los ya mencionados, Ribas y Rivas Dávila, otros militares participaron directa o indirectamente en la gesta de La Victoria. Manuel Villapol y Vicente Campo Elías fueron dos de los más prominentes. Ambos llegaron a tiempo para rescatar a los jóvenes victorianos de una muerte segura, pero luego la  guerra les pasaría factura en San Mateo.

La batalla se libró el 12 de febrero de 1814. Ante la escasez de tropas regulares, Ribas tuvo que armar a 1.500 estudiantes.

Clave 4: El papel de los jóvenes

Como ocurrió en La Victoria, cada ciclo histórico ha visto a los jóvenes asumiendo retos que parecen superar sus responsabilidades.

Así lo vivió la generación del 28 en su lucha contra el gomecismo y posteriormente durante la cita con la dictadura perezjimenista.

Ahora las armas no son las lanzas ni los arcabuces de antaño, ahora la batalla se libra en el terreno de las ideas y del conocimiento.

Siempre hay un reto diferente para las nuevas generaciones.

Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad