Publicidad

La maleza se ha “comido” las caminerías del paseo

“Paseo de los Estudiantes” convertido en guarida de maleantes

En los primeros años del actual Siglo XXI, el gobierno del Municipio José Félix Ribas del estado Aragua; encabezado por el entonces alcalde Luis Antonio Blanco Guzmán, con un pomposo acto, inauguró el Paseo de los Estudiantes.

La obra consistía en una especie de boulevard, con caminerías, espacios y bancos; ubicado en la calle Páez de la Ciudad de la Juventud, al frente de la Unidad Educativa Nacional “Rubén Darío”. Este paseo contaba en su comienzo con suficiente iluminación y vigilancia policial.

Recibida la iniciativa con regocijo por la comunidad, sobre todo por los vecinos cercanos al sector que veían al Paseo de los Estudiantes como un lugar para el sano esparcimiento de las familias.

No obstante la falta de atención y de mantenimiento contribuyó al acelerado deterioro de la obra que se convirtió en refugio o guarida de malvivientes.

“Todos recordamos -dijo un vecino- cuando este paseo lo utilizaba los transformistas para “pescar” a sus clientes, por allí no se podía pasar”-

Hoy en día la maleza ha ocupado gran parte de las caminerías, los faros de iluminación están totalmente destruidos por parte de los propios delincuentes; hasta la placa identificativa del lugar y algunas esculturas alegóricas son sustraídas”

 

La placa identificativa del lugar sustraída

 

Vecinos piden patrullaje policial

“Pero lo más grave -dijo un comerciante propietario de una lunchería ubicada al frente del Paseo de los Estudiantes- es la falta de vigilancia policial. Con este asunto de la pandemia y de la cuarentena social, luego de las tres de la tarde, después que terminan sus labores las líneas de transporte que tienen allí sus paradas,  transitar por acá se convierte en un verdadero peligro y en horas de la noche ni se diga. Los delincuentes se aprovechan de la soledad del sitio y de la falta de iluminación para atracar a todo aquel que osa pasar por aquí”.

Otra vecina que no quiso dar su nombre acotó:

“Ya ni las parejitas se sientan en los bancos para hacerse arrumacos; no se atreven a venir por miedo, incluso se rumora que una vez intentaron violar a una muchacha que estaba aquí con su novio. Por eso hacemos un llamado tanto a los agentes de la Policía Nacional como de la Municipal para que de vez en cuando hagan un recorrido por el sector al menos, mientras que se logra el rescate integral de este espacio público para el disfrute de la comunidad”.

 

Todos los faros destruidos
Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad