Publicidad

¿Conoces cuáles son los repelentes sexuales? Evita que estén presentes en tu pareja

Según un especialista, 70% de las parejas tienen sus repelentes

Existe una alteración o desorden en sexología, tipificado dentro del manual de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual, -Fasses- , que se manifiesta en la relación de pareja y consiste en la aparición de una variable o estímulo que bloquea toda la respuesta sexual, a esto se le conoce como repelentes sexuales, señaló el psicólogo y sexólogo Alfonso Amaya.

Tanto hombres como mujeres pueden estar evocando repelentes sexuales a diario con su pareja sin darse cuenta, pues esto depende exclusivamente de una percepción subjetiva del compañero o compañera sexual.

De acuerdo al especialista en sexología, el 70% de las parejas tienen sus repelentes.

“Algunas parejas se acostumbran a vivir con los repelentes, los toleran o simplemente no hablan del tema y los aceptan durante mucho tiempo hasta que desencadenan un desorden como el síndrome de rechazo sexual por repelente, que conlleva a una discordia marital, ruptura o infidelidad”.

Por ser poco conocida y porque no se le presta la debida atención, la alteración sexual por repelencia puede ser una de las principales causas del abandono entre parejas.

Explicó Amaya que cuando el repelente bloquea o inhibe todo el proceso erótico se puede diagnosticar el síndrome de rechazo sexual por repelente. Dentro de un lapso de tres a seis meses puede no afectar considerablemente la relación, más de ese tiempo sí.

Es posible que una relación erótico-afectiva se pueda acabar en poco tiempo por la presencia de algún repelente que ninguno de los miembros de la pareja se atrevió a informar. Quedando el final todo envuelto en un halo de misterio, precisó el especialista.

Repelencias ligadas a las fobias

Si en el momento de realizar alguna práctica sexual se logra cierto rechazo, es necesario revisar la presencia de una fobia, explicó el psicólogo.

“Casi todo lo relacionado con rechazo al sexo está acompañado de una fobia y generalmente sucede por situaciones traumáticas. Conozco casos de personas que tienen fobia al sexo oral porque de pronto la pareja se los ha pedido y cuando ellas se niegan, las violentan físicamente para obtener esa práctica sexual; y si lo hacen con recurrencia, la mujer genera una fobia por trauma”.

Los repelentes sexuales son generalmente provocaciones ajenas a la relación sexual. La ignorancia en el tema de la sexualidad puede generar en algunos casos, los repelentes.

Ayudantes sexuales

Los elementos sexuales; además de creativos, aportan la risa, el disfrute y la gratificación en medio del encuentro sexual, señaló Amaya.

Al irse rompiendo tabúes con elementos que se integran al encuentro sexual, como aromatizantes, espumas, gel, cremas, se motiva el romance, ya que se demuestra más interés por la pareja.

Para el sexólogo, uno de los repelentes sexuales más comunes en la relación de pareja es el uso de ropa interior desgastada o inadecuada. Si al contrario, no se descuida este detalle y tanto hombres como mujeres usan ropa íntima propicia, esto puede convertirse en un elemento erotizante.

“Los hombres por tener poca educación sexual y creer que se las saben todas, descuidan el aspecto de su ropa íntima, ignorando que esto puede causar una repelencia en su pareja”.

Inteligencia en la intimidad

Precisó Alfonso Amaya que la mujer debe convertirse en la principal educadora en sexualidad sana del hombre.

Cuando una mujer elige aguantar una situación donde no está conforme sexualmente, es porque su autoestima está baja y siente que de alguna manera no va a poder afrontar las consecuencias que va a generar en el otro su rechazo.

“Las mujeres poseen unos elementos emocionales y sexuales que la hacen acreedora de una inteligencia sexual natural. Por lo tanto no debe tolerar situaciones desagradables y lo que no es agradable debe hablarlo claro con la pareja”.

Datos
Los repelentes sexuales más comunes se encuentran en conductas cotidianas ejercidas por la pareja que bloquean el momento del ejercicio de la función sexual, entre ellos están:
-Descuido en la higiene personal. Olores desagradables.
-Desorden o desaseo en el hogar o sitio de convivencia.
-Uso excesivo del celular, incluso durante los momentos íntimos.
-Exceso de vellos tanto en hombres como en mujeres.
-Poca comunicación asertiva que impide manifestar lo que no le gusta o desagrada de la pareja.
-Problemas de halitosis.
-Peleas, discusiones o reproches frecuentes.
-Malos hábitos de convivencia. Por ejemplo, compartir la alcoba con mascotas.
-Interrupción de la privacidad por algún miembro de la familia (suegros, hijos) o integrantes del plano laboral (jefes).

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad